Gobierno federal reporta cuatro muertes maternas asociadas a COVID-19, SSO sólo reconoce tres

Una mujer embarazada de 31 años, residente en Santo Domingo Chihuitán, murió el lunes 3 de agosto con una prueba confirmatoria de COVID-19, pero su caso no se contabiliza aún en el registro de muertes maternas de los Servicios de Salud de Oaxaca, el cual se estancó en 14 al cierre de la semana 31.

A nivel nacional, de las 491 muertes maternas registradas, 97 (19.8 por ciento) están asociadas a COVID-19, rebasando a la hemorragia obstétrica como la principal causa de muerte materna; pero en Oaxaca la incidencia es mayor, ya que alcanza 26 por ciento. 

En entrevista, el coordinador estatal de Salud Materna y Perinatal de los Servicios de Salud de Oaxaca, Teodoro Luis García Rojas, evidenció el manejo limitado de los datos de las defunciones maternas, ya que desconocía que la Dirección General de Epidemiología del Gobierno Federal reportó un segundo fallecimiento de una mujer embarazada en Oaxaca con prueba confirmatoria a SARS-CoV-2.

“Es una embarazada positiva a COVID-19, pero fallece en una clínica del ISSSTE, y aún no se reporta”; sin embargo, lo dicho difiere con lo reportado en la Base de Datos Abiertos de la Dirección General de Epidemiología, que asienta que la atención la recibió en una unidad de los Servicios de Salud de Oaxaca. Dicha base se alimenta con la información que diariamente proporcionan las entidades.

“Si sumamos esa defunción en Oaxaca ya serían 15 muertes maternas”, de las cuales cuatro estarían asociadas a COVID-19”, justificó.

Sólo 14 defunciones 

En sí, al menos 16 mujeres han muerto en Oaxaca durante el embarazo, parto o postparto, pero el caso de una mujer de 29 años, originaria de San Andrés Paxtlán, que falleció el pasado 24 de julio en una unidad hospitalaria del IMSS Bienestar, en Miahuatlán de Porfirio Díaz, “se sacó de la estadística porque este caso no se asocia a una muerte materna directa, fue por intoxicación de hongos”.

Las otras tres defunciones maternas más recientes son las de una menor de 17 años, que el 29 de julio pasado falleció junto con su bebé en el Hospital General Doctor Macedonio Benitez Fuentes, pero la prueba de SARS-CoV-2 que le realizaron dio positivo.

Cinco días antes, el 24 de julio, una mujer de 32 años murió en su hogar, en San Jerónimo Taviche; y el 17 de julio otra mujer, pero de 29 años, falleció cuando era trasladada de Santiago Amoltepec a una unidad hospitalaria.

Previamente, entre el 3 de mayo y el 2 de junio se reportaron tres muertes maternas en mujeres con una prueba positiva a SARS-CoV-2, originarias de Coicoyán de las Flores, Huajuapan de León y San Juan Bautista Tuxtepec.

Descartan defunción

A finales de junio la base de datos de la Dirección General de Epidemiología incluía la muerte de una mujer embarazada de San Lucas Ojitlán, ocurrida el 4 de junio, la cual tenía una prueba positiva a SARS-CoV-2, pero ésta fue sacada de ese recuento.

Aún así, esa defunción sÍ permanece entre las 14 muertes maternas que los Servicios de Salud contabilizan durante el año, además de tener acumuladas 68 mujeres embarazadas positivas a SARS-CoV-2.