Amamantar en tiempos de pandemia; la situación de las madres en Oaxaca

Semana Mundial de la Lactancia Materna

No hay evidencia científica de que una madre con COVID-19 transmita la enfermedad a través de la leche materna.

Desde la cama hospitalaria, Alejandra se apresuró a mover sus piernas, imitando una temblorina. El personal médico le dijo que en cuanto las sintiera era señal de que el efecto de la anestesia había pasado y podía comenzar a lactar a su hija Natalia, quien entre llantos la esperaba en un cunero.

El momento, tal como lo recuerda en su fresca memoria, fue cálido y amoroso, la pequeña boca de Natalia se pegó al pezón izquierdo y suavemente comenzó a succionar el calostro que la mujer comenzó a producir desde el quinto mes de embarazo.

“Recomendar” la fórmula láctea

Pero Olivia no tuvo la misma suerte que Alejandra, el personal médico le sugirió que le diera fórmula a Leonardo porque ella no tenía suficiente leche, pasando por alto que el nacimiento se dio antes de que la gestación llegara a término y que el bebé tenía una succión débil.

Ambos nacimientos ocurrieron vía cesárea en el Hospital General de Zona Número Uno Doctor Demetrio Mayoral Pardo del IMSS, en la ciudad de Oaxaca. La diferencia fue que mientras Alejandra acudió en agosto del 2019, a Olivia la atendieron en julio, en plena pandemia por COVID-19. 

Melisa Gómez coordinadora de La Casa de Lactancia y Crianza y consultora que acudió al domicilio de Olivia para ayudar a resolver este problema, ha atestiguado que la pandemia tiene una afectación en la forma de atender a las mujeres que acuden a dar a luz.

Al poco acompañamiento a las mujeres que no se les garantiza un parto humanizado, con la pandemia “todo está muy controlado y hay más restricciones para el tiempo de recuperación posterior a una cesárea o un parto, algunas salen sin ninguna recomendación del personal de salud sobre la lactancia materna”.

Falta sensibilización

Escuchar y seguir el consejo del personal médico de darle fórmula a Leonardo dificultó el proceso de lactancia materna de Olivia, precedido por un nacimiento bajo estrés y con medicación, pero evidencia también la falta de capacitación para el personal de salud.

Fabiola Cervantes Ramales, que el amor a su maternidad y la falta de información sobre lactancia la llevó a fundar Comunidad Bebé Feliz cuando lactaba a su primer hijo Karim, advierte que la falta de capacitación y sensibilización hace que “para todo” el personal recomiende la fórmula láctea, por encima de la leche materna.

Fabiola ha echado abajo mitos y lactó tres años y medio a su hijo mayor, los últimos seis meses “en tándem” mientras estaba embarazada de su segundo hijo.

“No hay una acción degenerativa para la mamá, por el contrario, hace que el cuerpo produzca hormonas y diferentes sustancias que permite que el cuerpo esté en óptimas condiciones”, el problema es que en tiempo de pandemia el personal médico o de salud no impulsa tanto esos beneficios.

Pegados al pecho

Fue precisamente la contingencia y los riesgos que pudieran implicar asistir a un hospital público lo que llevó a Gerardo y a Sheila a decidir que el nacimiento de los gemelos Hernan y Samar, el pasado 13 de julio, fuera con un médico particular y no en el IMSS.

Después de la cesárea a Sheila no le “bajaba la leche”, tuvo que recurrir a la fórmula para alimentar a sus hijos, pero la experiencia de lactar a sus hijas Sofía y Atziri hasta los dos años de edad, le permitieron que sus gemelos pudieran pegarse a su pecho a los dos días del nacimiento y desde entonces únicamente toman leche materna .

“Todavía me cuesta un poco de trabajo”, admite cuando recuerda que al principio a los dos les daba hambre al mismo tiempo y tanto para ellos como para ella era incómodo amamantar de manera simultánea. 

 Amamantar resguardadas en casa

A menos que el semáforo epidémico de riesgo COVID-19 cambie a verde, salvo su esposo, Sheila tiene pensado mantener el resguardo domiciliario que inició desde el 20 de marzo porque todavía “hay demasiados contagios”.

Garantizar la lactancia materna hasta los dos o tres años de edad implica que la mamá se dedique a la crianza o tenga actividades laborales informales, como en el caso de Valentina Jaso, quien no trabajó durante los primeros ocho meses de vida de Zoe

Cuatro o cinco meses antes de la pandemia había vuelto a trabajar y su esposo Carlos se involucró para facilitar una lactancia de la que “no tenía idea y para la cual no se preparó”, pero ahora el trabajo desde casa le permite mantener la lactancia a libre demanda de Zoe.

Y admite: “Nuestra desinformación fue mucha y en la lista de regalos del baby shower pedimos biberones que tuvimos que devolver porque continuamos con la lactancia a libre demanda, que duele un poquito, pero es soportable si tienes un buen agarre”. 

Transmitir anticuerpos

Para la infectóloga pediatra Rocío Arias Cruz los anticuerpos que una madre transfiere a su bebé durante los primeros seis meses de vida no se compara con lo que puede recibir por otro medio.

Además, desde el punto de vista bioquímico, la lactancia estimula la producción de oxitocina que a una mujer en un periodo de postparto ayuda a que el útero regrese a su tamaño, a disminuir el sangrado y a estabilizar el estado de ánimo en una combinación de emociones: “dolor, placer y tranquilidad”.

Lactar en tiempos de pandemia “generó mucha incertidumbre y miedos” y ha hecho que la mayoría de mujeres con hijos o hijas que lactan se mantengan en resguardo domiciliario, por el temor a contagiarse de COVID-19, aunque todavía no hay evidencia científica si la lactancia materna es un modo de transmisión.

Lo que sí es una certeza es que la leche materna trae beneficios para la madre y el hijo o la hija, además de que se convierte en un momento único de comunicación y amor, de contacto piel a piel que Alejandra procura con Natalia, quien no acepta otra leche que no sea la de su mamá y directamente del seno.

 

Beneficios de la lactancia materna:

  • Protege al o la bebé de infecciones y disminuyen las probabilidades de sufrir síntomas respiratorios graves. 
  • Una mamá al amamantar libera hormonas que promueven el bienestar y pueden aliviar el estrés y la ansiedad. 
  • Al estar siempre disponible, la leche materna evita la compra de fórmulas lácteas.

 

Los programas

  • Por la pandemia las actividades de la Semana de Lactancia Materna son virtuales y se ampliaron a todo el mes.
  • La primera tetada masiva en Oaxaca se desarrolló en agosto de 2017 en la explanada del Carmen Alto y reunió a 32 mujeres.
  • Para el 2018 la tetada masiva migró a la Plaza de la Danza y duplicó el número de participantes.
  • En el 2019 llegaron cerca de 90 mamás en la Plaza de la Danza para participar en la tetada.

 

No hay una acción degenerativa para la mamá, por el contrario, hace que el cuerpo produzca hormonas y diferentes sustancias que permite que el cuerpo esté en óptimas condiciones.

Fabiola Cervantes Ramales, madre

 

Nuestra desinformación fue mucha y en la lista de regalos del baby shower pedimos biberones que tuvimos que devolver porque continuamos con la lactancia a libre demanda

Sheila, madre

 

Dolor, placer y tranquilidad.

Alejandra, madre