Aumentan 20% embarazos de adolescentes en México durante pandemia: Conapo

Gabriela Rodríguez, secretaría general del Consejo Nacional de Población (Conapo), informó que durante la pandemia en México se ha visto un aumento del 20 por ciento de embarazos adolescentes entre personas de 15 y 19 años, que pueden ser considerados como no deseados.

“Se han realizado estimaciones para proyectar el impacto en la pandemia de la fecundidad en general y principal en la población adolescente; en esta última, se ve un incremento potencial de 145 mil 719 embarazos no deseados en este próximo año”, detalló Rodríguez, durante conferencia virtual organizada por el Fondo de Población de las Naciones Unidas en México (UNFPA).

Indicó que los servicios de salud sexual y reproductiva se han mantenido abiertos a pesar del coronavirus, pues fueron considerados actividades esenciales, pero las personas no acuden debido al confinamiento.

“La próxima semana nos reuniremos con las entidades federativas, para que nos expliquen qué actividades están realizando en el contexto de la pandemia por covid-19 y así poder evitar un incremento de embarazos no deseados”, detalló.

Por su parte, Nadine Gasman, presidenta de Inmujeres, hizo un llamado a la sociedad y a las autoridades competentes, al considerar que estos embarazos no deseados son generados por la violencia que han sufrido las mujeres durante el confinamiento.

“Este llamado es importante. Pues nuestras niñas y jóvenes que tienen embarazos tempranos son ocasionados por violencia contra ellas. No son embarazos pensados, sino forzados, impuestos y producto de la violencia sexual”, declaró Gasman.

Por otro lado, Arie Hoekman, representante de UNFPA, detalló que la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2018 indica que, para México, el embarazo adolescente entre 15 y 19 años de edad representa un costo total 63 mil millones de pesos anuales, por lo que representa el 0.27 por ciento del Producto Interno Bruto.

“Las madres adolescentes perciben ingresos en un 46.6 por ciento, en lo que contrasta un mujer que ya es madre adulta tiene un ingreso de 68.2 por ciento”, explicó Hoekman.

Detallaron que en el sector educativo, el abandono de estudios refleja un costo anual de 31 mil millones de pesos, y el costo para servicio médico en atención a embarazos y partos, es un aproximado de 6 mil millones de pesos.

“Se estima que en 2018, se atendieron poco más de 300 mil nacimientos de madres de 10 a 19 años de edad en México, con un costo promedio de 30 mil pesos por cada parto. Ese dinero podría invertirse en educación sexual y prevención de embarazos tempranos”, puntualizó Hoekman.

También la encuesta arrojó que los familiares de las y los adolescentes que se volvieron padres, gastaron en el parto un aproximado de 1.8 millones de pesos.

La encuesta también resaltó que los embarazos tempranos afectaron las finanzas públicas: el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR), dejó de percibir un total de casi 11.3 mil millones de pesos.

Gabriela Rodríguez invitó a las autoridades educativas que se “aproxime” la educación sexual en las intuiciones escolares, para que los y las adolescentes cuenten con más información al respecto.