Despiden a José Luis Ayala, legendario baterista de Los Bravos del Norte

Con ofrendas florales, desde sus trocas y carros, los fans de Los Bravos del Norte despidieron a José Luis Ayala el lunes en Hidalgo, Texas; antier fue el funeral privado para la familia del músico.

El legendario baterista, que por décadas acompañó en los escenarios a su hermano Ramón Ayala, falleció a los 64 años el pasado 30 de julio, víctima de coronavirus.

Los restos de José Luis fueron colocados en un ataúd negro que llegó hasta la entrada del centro de espectáculos Payne Arena de Hidalgo.

A unos siete metros de distancia, una caravana de autos pasó frente a él mientras se escuchaba "Un Rinconcito en el Cielo"; así despidieron a un músico que fue bravo para la batería.

El evento tuvo una duración de dos horas, de las 18:00 a las 20:00 horas.

"La despedida la organizó 'El Güerito', José Luis Ayala Jr.", informó Román Pedraza.

Previamente se informó a los fans que quienes desearan acompañarlos podrían hacerlo desde su vehículo, en caravana.

"El ataúd no se abrió y se respetaron todas las normas sanitarias y de seguridad que requirió el condado y la ciudad de Hidalgo", aclaró Pedraza.

En el lugar, José Luis Ayala Jr., baterista de La Leyenda, estuvo acompañando a su papá.

Las ofrendas florales fueron recogidas hasta la puerta del auto de los fans.

En esta despedida se escucharon algunos éxitos de Ramón Ayala. Todas las flores fueron colocadas a un lado del féretro junto a su batería y un traje norteño que usó con Los Bravos.

El primer carro de la caravana fue un vehículo oficial, después su hijo José Luis.

"El tercer vehículo fue el del Ramón Ayala, después toda la familia, sobrinos y demás hermanos", comentó Román.

La familia veló el cuerpo de músico en un evento privado.