Caso Ángela: denuncian feminicidio en anexo de Nuevo León

Justicia Para Ángela es el reclamo con el que distintos usuarios en redes sociales han denunciado otro feminicidio en nuestro país, en esta ocasión en el estado de Nuevo León, el cual habría sucedido dentro de un anexo.

Ángela, de 15 años de edad, es la joven que perdió la vida a manos de los cuidadores y encargados de una clínica de rehabilitación cristiana en Nuevo León.

El hashtag #JusticiaParaAngela ha comenzado a hacer eco en redes sociales, donde una amiga de la víctima contó lo sucedido dentro del anexo y las razones por las que Ángela perdió la vida en febrero pasado.

Ésta es la historia de Ángela

Iza, amiga de Ángela, contó los hechos que llevaron al presunto feminicidio de su amiga a través de su cuenta de Twitter, donde señala que antes de morir, la menor fue drogada, violada y privada de la insulina que necesitaba, ya que padecía de diabetes tipo 1.

Ángela sufría de problemas con el consumo de drogas, por lo que su familia la internó en distintos centros de rehabilitación. Sin embargo, la joven solía recaer en sus adicciones, por lo que sus padres pidieron ayuda a una pareja de “pastores”, señala Iza.

Estas personas les informaron que contaban con un centro de rehabilitación llamado “Casa De Rescate Jesús Salva A.C.”, ubicada en el municipio de Abasolo en el estado de Nuevo León, donde, aseguraron, cuidarían de la menor de edad y “que con la ayuda de Dios podría salir adelante”, resalta Iza en su hilo de Twitter.

Sin embargo, el jueves 27 de febrero de este año, la familia de Ángela recibió una llamada por parte de la clínica, en la que les señalaban que ésta cerraría, debido a que el pastor había desaparecido, probablemente víctima de un secuestro.

A pesar de esto, el personal del anexo informó a los padres que no habría de qué preocuparse, ya que Ángela, quien se encontraba perfectamente y las demás internas (cinco en total), serían trasladadas a otro centro de rehabilitación.

Un día después, el viernes 28 de febrero de 2020, la familia volvió a recibir otra llamada, esta vez por parte de la pastora del lugar, quien les pedía acudieran a la clínica rápidamente. Una vez ahí hallaron a Ángela tirada en un colchón en el suelo, sin signos vitales.

La verdad revelada

El sábado 29 de febrero, la familia recibió otra llamada telefónica, en esta ocasión, una mujer identificada como Melissa Rodríguez, empleada del centro de rehabilitación, dijo a la familia lo siguiente: “Tengo que decirles la verdad de lo que realmente pasó”.

Los padres de Ángela llegaron a la casa de la empleada con el Ministerio Público, donde la mujer confesó que la noche del miércoles 26, el pastor aprovechó que no estaba el velador para introducir drogas y alcohol para abusar de las internas.

Al enterarse de esto, la pastora escondió a su marido en otro centro de rehabilitación manejado por unos conocidos suyos, señala Iza.

“(…) Se obtuvo más información de otra de las internadas que fue trasladada a otro centro, ella misma también confirmó el testimonio de Melissa Rodriguez, a la cual se le hizo un antidoping antes de entrar y se evidenció que había ingerido cristal y marihuana. ¿Cómo iba a ser posible esto si estaban en rehabilitación se supone? (…) ”, publicó Iza en su cuenta de Twitter.

Luego de un mes, se entregó el antidoping final de Ángela, que señaló que su muerte se debió a un infarto agudo al miocardio, natural.

La injusticia en el caso de Ángela

A más de cinco meses de la muerte de la menor, aún no se ha hecho justicia. Iza señala que “la respuesta de los periciales fue que no se contaba lo necesario para los análisis y a pesar de que existen testimonios y todos concuerdan dicen que mientras no haya pruebas no se puede vincular a proceso a estas personas”.

Como parte de su hilo de Twitter, Iza agrega que demandan saber qué causó el infarto de su amiga, a quien se le había dejado de suministrar su insulina “como castigo”, además de que se le dejó tirada en el piso vomitando “sin que nadie hiciera nada”.

Asimismo, Iza recalca que quiere saber cómo es que las personas responsables continúan operando en centros de rehabilitación clandestinos impunemente y la razón por la que el Servicio Médico Forense (Semefo), no puede dar resultados del caso y tardan tanto tiempo en hacerlo.

“(…) Que Ángela fue asesinada, que fue una negligencia y crueldad lo que hicieron (…)”: Iza, amiga de Ángela.

El hashtag #JusticiaParaAngela en torno al feminicidio de la joven, se ha viralizado en redes sociales desde que Iza contó la historia de la muerte de su amiga en Nuevo León, la noche del pasado martes 4 de agosto.