Complicado regreso a clases para las comunidades rurales; un solo televisor por cada tres estudiantes

Viviendas ubicadas en zonas irregulares ven complicado el acceso a la señal televisiva.

"En casa hay tres personas en edad escolar, una sola televisión que con mucha suerte logra obtener señal para proyectar un canal. Adaptarnos a la nueva normalidad para el regreso a clases será dificil”, expresa Carmelita, estudiante de 16 años de edad quien vive en Lomas de San Jacinto, colonia ubicada en los cinturones de pobreza de la capital del estado.

Ella es la mayor de tres hermanos, el segundo cursa secundaria y la tercera secundaria en educación especial por tener discapacidad intelectual. El precario contexto económico que enfrentan, como muchas familias en Oaxaca, los coloca en desventaja frente a un modelo híbrido de regreso a clases que contempla la enseñanza mediante la televisión, radio e internet.

Carmelita Josefina Jacobo Miranda, es actualmente la presidenta del Comité de Niñas, Niños y Adolescentes por sus Derechos (CONNAD) del Centro Calpulli, asociación civil que promueve sus derechos humanos. Analítica, inteligente y empática con las realidades que viven las y los estudiantes de su entorno escolar, va desmenuzando los obstáculos a los que habrá de enfrentarse el estudiantado.

Por un lado, está la falta de acceso a la señal televisiva, la cual, en muchas localidades, incluso cercanas a la ciudad sólo se logra mediante televisión de paga, la otra la carecía de energía eléctrica en algunas viviendas por estar asentadas en zonas irregulares, sin mencionar la interacción entre el estudiantado y el profesorado para la aclaración de dudas. Tareas, trabajos y evaluaciones también serán retos a considerar, planteó.

“Yo vivo en una comunidad en donde el acceso de las señales y servicios públicos son escasos. Yo contaba con televisión, pero al vivir en una zona alta encontrar señal para que entren bien los canales, es dificil”, expresa.

Cuando hay lluvia o viento la televisión prácticamente deja de trabajar, la pantalla se cubre de estática, manchones o figuras borrosas con voces cortadas. Dependiendo de la antena que uses, de los ocho canales se llegan a rescatar cuatro. “Si la tele se mueve un poco, ya no entra el otro canal y hay que estar buscando con la antena para que entre”, puntualiza Carmelita.

Con el inicio de la pandemia y la culminación del ciclo escolar 2019-2020, la familia tuvo que contratar servicio de internet y reducir el presupuesto en otros rubros para que el dinero alcanzara.

“El ciclo pasado fue estresante, las tareas se nos acumulaban y tenía que turnarme la computadora con mi hermano. Nos alternábamos, yo iniciaba desde la mañana y hacía lo posible para que mi hermano pudiera ocuparla de la tarde a la noche. Nos repartíamos el tiempo, mi otra hermana, quien tiene una discapacidad, la ayudábamos con sus ejercicios para desarrollar su capacidad en escribir. A ella le cuesta aprender los temas”.

El informe de Pobreza y Evaluación 2020 que realiza el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), señala que, en el municipio de Oaxaca de Juárez, que tiene un volumen de población mayor, tuvo un porcentaje de pobreza relativamente bajo, pero con alto número de personas en esta condición en comparación a los demás municipios de la entidad federativa. El Coneval calculó que al 2015 había 106 mil 318 personas en pobreza en la capital del estado.


 

Si la tele se mueve un poco, ya no entra el otro canal y hay que estar buscando con la antena para que entre.

Carmelita., estudiante

 

 

De acuerdo con el Coneval (2015)

106,318 personas en pobreza viven en la capital del estado