Profesorado en Oaxaca obligado a hacer cambios en la enseñanza por la pandemia

Agencia Reforma Agencia Reforma

Los maestros deben estar preparados para impartir clases de manera virtual y presencial.

La ausencia por casi cinco meses de las aulas hizo que profesorado y alumnado valoren el tesoro de la educación presencial, ese espacio de intercambio que para el doctor en Ciencias de la Educación, Flavio de Jesús Castillo Silva, permitía la interacción de vernos y escucharnos, aunque muchos educandos preferían callar a estudiantes.

En su opinión, el integrante de la Asociación de Educadores de Latinoamérica y el Caribe (AELAC) “esta pausa pandémica” debió significar la oportunidad de maestras y maestros de prepararse más.

“Eso nos toca hacer porque si estamos metidos en la educación no debemos esperar a que nos preparen, fue la pausa idónea para mejorar”, por lo que el inicio del ciclo escolar a distancia o cuando se vuelva a las aulas no debe significar “volver a hacer lo de siempre”.

Reconoció que con más de tres meses fuera de las aulas, el cierre del ciclo escolar 2019-2020 fue “un poco atropellado y mal entendido por muchos”, como el que el alumnado de educación básica debía aprobar, “bajo esa idea de que la pandemia nadie la pidió ni estaba preparado para ella”.

Con un ciclo escolar que se apoyará en el uso de la televisión pública y privada para socializar los conocimientos “va a permitir que los conocimientos lleguen a jóvenes y niños que están en lugares remotos y son los más vulnerables”, pero si bien “no son las grandes soluciones para unas personas, es lo más cercano a lo lógico”.

Y agregó: “mucha gente no quedará conforme, pero es lo que tenemos”, pero “el regreso al aula del profesorado será otro lío, porque quizá se acostumbren a lo virtual, estamos aprendiendo mucho de esto y para quienes se prepararon con la tecnología desde tiempo atrás, fue más fácil”.

Tanto para alumnado como para el profesorado no se esperaba una ausencia tan prolongada de las aulas y la contingencia representó un cambio radical que pobreza pandémica en cuanto a pedagogía, ya que muchos profesoras y profesores no se quejaron del sueldo que siguieron recibiendo, pero sí de lo que se les pedía hacer a distancia. 

Por ello advirtió que “tenemos que ser un profesores diferentes para cuando nos encontremos con nuestros estudiantes, virtual o presencial”.

 

El regreso al aula del profesorado será otro lío, porque quizá se acostumbren a lo virtual.

Flavio de Jesús Castillo Silva, doctor en Ciencias de la Educación