Organizaciones respaldaron la prohibición de la venta de bebidas y alimentos chatarra a menores en Oaxaca

Es necesario proteger la salud y la vida de la niñez, afirmaron

El consumo habitual de bebidas azucaradas en niños y adolescentes predice ganancia de peso en la edad adulta

Un grupo de 70 organizaciones civiles y más de 50 activistas manifestó su respaldo a la adición del artículo 20 bis de la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca, aprobada por el Congreso del Estado, para prohibir la venta de refrescos y alimentos chatarra a menores de edad.

En un comunicado, expuso que esta legislación resulta de gran relevancia pues es necesario proteger la salud y la vida de niñas y niños por encima de los poderosísimos intereses económicos de las grandes empresas transnacionales productoras y distribuidoras de refrescos y alimentos chatarra.

Expresó que el gobierno mexicano emitió declaratorias de emergencia sanitaria desde el 2016 a todas las entidades federativas, ante la magnitud y trascendencia de los casos de sobrepeso y obesidad, así como de los casos de diabetes mellitus.

Explicó que según un estudio del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, el consumo habitual de bebidas azucaradas en niños y adolescentes predice ganancia de peso en la edad adulta e incluso, constituye un factor de riesgo importante para diabetes mellitus y síndrome metabólico.

Además, destacó que las enfermedades crónico-degenerativas, como la obesidad, la diabetes y la hipertensión, son la causa principal de la elevada tasa de letalidad por coronavirus en el país, por el alto consumo de bebidas azucaradas y alimentos industrializados de alto contenido calórico.

Aparte de esto, mencionó que diversos estudios científicos han demostrado una correlación clara entre estos problemas de salud y los hábitos alimenticios, específicamente con el consumo de bebidas azucaradas y alimentos industrializados de alto contenido calórico.

Ante ello, esa alianza de organizaciones y activistas dijo que la adición a la legislación por encima de los intereses económicos de la industria de alimentaria, porque la prohibición de la venta de refrescos y alimentos chatarra a menores de edad, se convertirá en un mecanismo para prevenir enfermedades crónicas desde edad temprana y preservar la salud y la vida de la infancia oaxaqueña.