COVID-19 acabó con la actividad deportiva en Oaxaca

Cancelan programas locales e internacionales

Se espera que en Oaxaca, pronto, la pelota vuelva a rodar.

En marzo pasado, cuando la pandemia por el brote y propagación por el coronavirus (COVID-19) alcanzó a Oaxaca, la actividad deportiva en la entidad se encontraba en su punto cumbre por los eventos de talla internacional que se alistaban y porque muchos torneos locales de disciplinas como el basquetbol o el futbol en sus diferentes modalidades, estaban ya en sus etapas definitorias.

Fue el 17 de marzo cuando se determinó suspender cualquier actividad que representara congregación masiva de personas; esto, con el objetivo de evitar un probable contagio y propagación del mal. Sin embargo, esta medida tuvo consecuencias que hasta hoy en día mantienen afectaciones a todos los involucrados en el sector deportivo.

Participantes, organizadores, promotores y hasta lugares que fungían como sedes, fueron víctimas de la pandemia, que les arrebató la actividad deportiva de tajo y los dejó sin poder llevar a cabo, ya sea de manera recreativa, amateur o hasta profesional, un hooby fundamental en la vida diaria, como es el deporte.

“Fíjate que desgraciadamente nos vino a dar en nuestro momento cumbre, en donde teníamos un éxito rotundo a nivel internacional”, comentó Jorge Abdalá, promotor deportivo en el estado de Oaxaca, respecto al impacto de la pandemia de COVID-19 en Oaxaca.

Trabajo truncado

En ese sentido, detalló que debido a la llegada del virus a la entidad, el trabajo de años anteriores se vio truncado y los planes que tenían, tuvieron que ser pospuestos. “Ya nos habíamos posicionado muy bien en años anteriores, habíamos hecho un trabajo de cuatro años”, dijo respecto a los eventos que tenía programados para este 2020.

Como Jorge en la promotoría, fueron cientos de deportistas afectados por la COVID-19, pues de un día para otro las ligas de futbol, basquetbol y beisbol pararon; los centros deportivos, canchas y espacios recreativos cerraron sus puertas o simplemente fueron delimitados con cinta precautoria para evitar que fueran usados.

Misma suerte corrieron gimnasios, cerrados y al aire libre, salones de baile y locales en donde se imparte zumba, yoga y otras disciplinas. “Al venir esto, nos orilló a cancelar cualquier tipo de evento, los participantes comienzan a cancelar y pues con las medidas sanitarias, se tuvo que suspender todo”, lamentó el promotor.

Sin embargo, pese al oscuro panorama que aparece en el ámbito deportivo en el estado, debido a la incertidumbre que existe por no saber una fecha tentativa para regresar a la actividad, el promotor es optimista y toma con filosofía este ‘retraso’ que están viviendo, no solo su área, sino todas las demás que se vieron afectadas por pandemia.

“La pandemia nos vino a poner un stop y yo creo que también nosotros lo tomamos como ‘por algo pasan las cosas’, al menos así lo tomo yo y lo veo como una oportunidad, porque a lo mejor necesitábamos prepararnos más para los eventos, afinar detalles y demás cosas que nos ayudarán a evitar cualquier imprevisto o hasta una desgracia, como un rebrote por ejemplo”, contó.

Rezago de dos años

Finalmente, afirmó que una de las áreas que más se vio afectada en el deporte por el coronavirus, fue la parte económica, pues si bien no se registraron pérdidas como tales, se dejaron de generar-ingresar fuertes sumas de dinero aportadas por patrocinadores, participantes, propietarios de equipos o sedes y en algunos casos hasta por autoridades.

“Mira, un evento que yo tenía planeado, más o menos debe de estar calculado en un millón de pesos, imagínate. Ese millón de pesos distribuido en gastos varios propios del evento”, señaló.

Y finalmente lamentó la situación actual y la que se presenta a mediano y largo plazo, pues desde su perspectiva, esta situación de la pandemia generará un rezago de, al menos, dos años.

“La tenemos bien difícil; los que nos dedicamos a organizar eventos deportivos la vamos a tener difícil porque ahora los participantes y las sedes van a tener mucho miedo por el riesgo de que haya un rebrote o un contagio masivo al recibir un evento de más de 100 o 200 personas. Lo van a pensar dos veces, entonces este retraso va a durar hasta 2021 y va a ser hasta 2022 que podamos hacer otra vez algún evento”, concluyó.

 

  • mdp, saldo aproximado de un evento deportivo cancelado por la pandemia
  • años, prevén promotores deportivos que durará retraso por COVID-19

 

Este retraso va a durar hasta 2021 y va a ser hasta 2022 que podamos hacer otra vez algún evento.

Jorge Abdalá, promotor deportivo