Estudiantes de escuelas privadas en Oaxaca migran a escuelas públicas

Ante crisis económica por la pandemia
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Debido a la contingencia sanitaria, algunos padres de familia no podrán sostener el pago de colegiaturas en escuelas privadas.

Ante la crisis económica e incertidumbre generada por la pandemia de la COVID-19, estudiantes de escuelas privadas están migrando a instituciones públicas para cursar el próximo ciclo escolar 2020-2021.

A medida que se acerca el inicio de clases, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha recibido mayor número de llamadas de orientación preguntando sobre el derecho que tienen de retirar a sus hijos e hijas de la educación de paga y recuperar, en su caso los adelantos que hayan dado.

“Hay quienes nos han hecho de conocimiento su deseo de cambiar o bien de modalidad o de institución educativa migrando de la educación privada a la pública. Hoy vivimos una contingencia sanitaria y es importante que las empresas se comporten a la altura de las circunstancias, con mucha responsabilidad”, destacó la directora de la Oficina de Defensa del Consumidor Zona Benito Juárez (antes Delegación Oaxaca), María de Lourdes Santiago Cruz.

Algunas de las dudas expuestas ante la Profeco están dirigidas hacia las posibles penalizaciones a quienes ya habían pagado o bien inscripción, colegiatura o ciclo escolar completo y que ahora, ante las complicaciones monetarias que están atravesando, no puedan mantener el plan.

“Hay reglamentos de escuelas aceptados, pero en ningún caso los reglamentos pueden estar por encima de la ley y si no hay un servicio prestado se solicita la devolución”, destacó.

Si bien el número de llamadas relativas al tema de las escuelas ha incrementado a partir de la pandemia por la COVID-19, hasta el momento no hay quejas como tal, precisó.

A partir del nuevo enfoque pedagógico derivado de la pandemia de la COVID-19, que implica un modelo híbrido, en donde esté presente tanto la educación a distancia como la presencial, la Profeco hizo un llamado a padres, madres de familia e instituciones educativas a conciliar pagos de colegiaturas e inscripciones, de acuerdo con el esquema que cada escuela impartirá.

Agregó que la contraprestación económica debe ser proporcional a la calidad y naturaleza de la enseñanza recibida, a la diversidad de los servicios y a las instalaciones y recursos académicos que las escuelas particulares utilizan para el cumplimiento de su objeto.

Detalló que el acuerdo que establece las bases mínimas de información para la comercialización de los servicios educativos que prestan los particulares, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de marzo de 1992, aplicable a las escuelas privadas de educación básica y media superior, obliga los prestadores de servicios educativos informar por escrito todo lo relacionado con sus servicios, previo a la inscripción, para cada ciclo lectivo.

 

Hoy vivimos una contingencia sanitaria y es importante que las empresas se comporten a la altura de las circunstancias, con mucha responsabilidad.

María de Lourdes Santiago Cruz, Directora de la Oficina de Defensa del Consumidor.