Entidades como Oaxaca vivirán inseguridad alimentaria tras la pandemia, advierte la ONU

La crisis alimentaria que conlleva la pandemia revertiría 20 años de progreso sostenido en la lucha contra el hambre.

La pandemia de la COVID-19 y la desaceleración económica comienzan a provocar una crisis en el campo que aumenta significativamente la inseguridad alimentaria y el hambre a nivel global, particularmente países de América Latina como México, incluyendo estados como Oaxaca.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha advertido que la crisis alimentaria que conlleva la pandemia revertiría 20 años de progreso sostenido en la lucha contra el hambre.

De manera específica, el informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020 de la FAO estima que la inseguridad alimentaria podría afectar a 19.5 millones de mexicanos, quienes resentirán la crisis económica y productiva provocadas por la pandemia. 

Para Rausel Ovando Galgamez, coordinador técnico del Hub Pacífico Sur del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), esas no son sólo cifras, pues los productores en Oaxaca ya resienten la falta de comercialización que conlleva la pandemia.

“No hay oportunidad de comercializar lo que se produce en el campo, hay algo de venta en los mercados locales o a nivel comunitario”, lo que se conjuga con las dificultades para conseguir semillas o fertilizantes.

“Estamos monitoreando las repercusiones directas que la pandemia tiene en el campo, pero los resultados se sabrán con certeza a finales de año”, pero las alertas se han encendido.

“Si la pandemia se mantiene activa, las consecuencias pueden ser graves porque en un mes se cosechará frijol y los productores deberán buscar la forma de almacenarlo, pero de entrada no les va a generar el ingreso que esperaban”, detalló.

Algo similar ocurrirá en dos meses con el maíz, porque se estima que si bien el 40 por ciento de la producción es para autoconsumo, del otro 60 por ciento quizá no puedan comercializar la mitad.

“Las repercusiones pueden ser diversas, desde que no haya qué sembrar en los siguientes ciclos porque tienen producto almacenado”, advirtió.

Analizan situación en seminario virtual

La situación en el campo oaxaqueño y de todo el país ha hecho que CIMMYT redoble esfuerzos para mitigar los efectos de la pandemia y este miércoles analizaron la situación en el seminario en línea Acción multilateral para impedir que la crisis sanitaria se convierta en crisis alimentaria, organizado por la FAO.

Fue el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, quien reconoció que en América Latina y el Caribe es donde se puede tener o ya se tiene un riesgo muy alto de una crisis alimentaria. 

El director global de Desarrollo Estratégico y representante para las Américas de CIMMYT, Bram Govaerts, refirió la importancia de contribuir a evitar el colapso de los sistemas productivos, así como de las cadenas de suministro y distribución de alimentos con tres acciones clave:

Mantener la oferta de alimentos, multiplicar el apoyo para las personas en situación de vulnerabilidad e invertir en sistemas alimentarios sostenibles y resilientes.