En Chiapas, violencia de género una conducta generalizada

Daniela Grajales Daniela Grajales

Angélica Karina Ballinas Alfaro, magistrada del Tribunal Electoral del Estado de Chiapas

"La violencia se ha incrementado, nosotros en la coordinación de la Alerta lo que hacemos es el monitoreo seguimiento de coordinación de las acciones que hacen todas las dependencias, y también tenemos el enlace de las operaciones de la organización civil, en este caso a través de las peticionarias de la alerta de violencia".

En este sentido la magistrada del Tribunal Electoral del Estado de Chiapas (TEECH), Angélica Karina Ballinas Alfaro sostuvo que tristemente en el caso de las servidoras públicas “las agraviadas se les complica en muchos casos regresar a sus municipios, o poder continuar con una actividad pública o política porque se sienten vulneradas y no se sienten con el apoyo real por parte del Estado mexicano”.

Esto va en sentido de la violencia política de género que sufrieron las presidentas municipales de Oxchuc, María Gloria Sánchez Gómez y de Chenalhó, Rosa Pérez Pérez, tras las elecciones de julio del 2015 en Chiapas, que los obligó a renunciar, reintegrarse al ayuntamiento y luego ser destituidas, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) empezó a realizar foros para la visibilización, sensibilización y atención de la violencia.

“De esos foros se retomaron cuestiones similares que se consideraron en las reformas electorales federales del 2019 y 2020, sin embargo, el tema no está resuelto, la violencia política de género necesita atenderse de fondo a partir de la ejecución de sentencias”.

Otro de los casos que mencionó es el de la síndica electa de San Juan Cancuc, Martha López Sántiz, tras las elecciones del 1 de julio del 2018, se suma la denuncia de la ex presidenta municipal de Chalchihuitán, Margarita Díaz García, donde el Congreso del Estado actuó de manera injusta al desaforarla el año pasado por presiones de un grupo de caciques conformado por ex presidentes municipales, por lo que la magistrada sostiene que se requiere determinación del Estado mexicano para erradicar la violencia política de género.

En Chiapas el fenómeno de la violencia política en razón de género es una conducta bastante generalizada, tristemente arraigada, justificada y lamentablemente normalizada tanto por hombres como por mujeres, y que se justifica en muchas ocasiones el que lo comete en que era una instrucción.

Respecto al Observatorio de Participación y Empoderamiento Político de las Mujeres en Chiapas, presentó un análisis de los casos de violencia política en razón de género donde expone que en los municipios de los altos de Chiapas; como santiago El Pinar, Coapilla, San Juan Cancuc, Mitontic y Chalchihuitán, las mujeres son víctimas de violencia política, por parte de los integrantes del cabildo.