El paso de "Chema" Ramírez por el equipo Cruz Azul Lagunas

José María Ramírez estuvo diez años con la organización cementera.

JUCHITÁN DE ZARAGOZA, Oaxaca.- José María “Chema” Ramírez recordó con XTREMO Deportes su paso por Cruz Azul Lagunas, equipo que lo catapultó para cumplir su sueño de futbolista.

¿Cómo se dio su llegada a Lagunas?

Es una etapa marcada en mi vida. Es una institución que me brindó todo por 10 años, estoy muy agradecido con Cruz Azul. Mis inicios fueron en Lagunas, de hecho participamos en la Liga Sur de Veracruz, una etapa muy bonita, yo venía de la capital oaxaqueña desilusionado porque me habían dado las gracias en Toluca.

Me encontré con un vecino que se llama Carlos, me dijo que su hijo estaba en Lagunas, que si me gustaría ir para allá, le dije vamos, me llevó con Andrés González quien me apoyó con el  hospedaje. Mis padres pagaron la comida por 3 o 4 meses, hasta que me gané un lugar en  Cruz Azul, ahí empezó el sueño; ya recibí  un apoyo económico, la comida, el hospedaje, entonces empezó a cambiar toda la situación.

Añadió que  Héctor Pulido le dijo a ascender a la segunda división. “Fue un ilusión grandísima, un histórico, siete veces campeón con Cruz Azul, me iba a dirigir, hicimos la pretemporada, se dio mi debut en el partido inaugural en Puebla”, dijo. “La altura, los nervios, pero son experiencias y son torneos que me dejaron marcado hasta el día de hoy”.

Tuvo de compañeros a Juan Manuel Fría, Chava, Oscar Jiménez, Rivadeneira, Tomás (el portero), Araujo quien llegó a primera división, Iván Mijangos, Aníbal, Carlos Pérez, compañeros que lograron pisar a la máxima categoría. El  doctor Arenas, el profesor Fabián, Elebit (el utilero), el profe Mario, se hizo un grupo de amigos, y eso nos dio capacidad de seguir trabajando duro de la mano del profesor Pulido”.

¿Tu paso por Cruz Azul Hidalgo?

En esa etapa estaba Cruz Azul Oaxaca que realizó visorias en Hidalgo, estaban los profesores Saldívar, Carlos Ayala, Siboldi, Briones, había un equipo de trabajo muy importante, yo me acerco al profe Ayala y le pido una oportunidad, me dijo que iba a platicar con Saldívar.

Me vieron y empiezo a meter goles en entrenamientos, me empezó a ir muy bien, en esos momentos  era importantísimo que me quedara. Me registraron y metí 4 goles jugando de lateral, fue algo grandioso, siempre calificábamos en Oaxaca, la gente me quería mucho, me sentía muy identificado con ellos por el tema de oaxaqueño, llegamos a una final contra Puebla, vino todo el cuerpo técnico del primer equipo a ver.

¿Cómo llegar al primer equipo?

Esa final del 2007 permitió a que me hablara Isaac Mizrahi quien era el técnico, me dijo que me presentara con primera división. Me ilusioné. Cuando debuté tenía el número 27 en la playera y fue contra Toluca un 7 de noviembre, es un día que lo llevo en mi mente, en mi corazón,  fue difícil porque pasan muchas circunstancias, una de ellas fue la calidad, las dimensiones de lo que es un equipo grande.

Estaban Chava Carmona, Rogelio Chávez, Alberto Rodríguez, tuve que luchar, hoy en día puedo estar tranquilo porque di todo dentro de mis capacidades. Estoy contento porque estuve en una institución tan grande, no es fácil mantenerse por 10 años en Cruz Azul.

José María Ramírez tuvo de compañeros a Richard Núñez, Chelito Delgado, Jared Borguetti, Aarón Galindo, Torrado, Cata Domínguez, Miguel Sabah, Huiqui, todos ellos grandes seres humanos.

“Son grandes recuerdos en mi persona, en mi familia, lo llevaré siempre en mi corazón, hay ciclos, bajo a Liga de Ascenso; busco nuevas oportunidades  fui a Paraguay, Tecos, La Piedad y terminé mi carrera con Alebrijes”, mencionó.