GUÍA DE ARCÁNGELES: La fe y los ángeles

“Porque ustedes tienen poca fe, les dijo. Les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: trasládate de aquí a allá, y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ustedes”.  (Mt. 17, 20).

Mi hermana mayor salió positivo para COVID-19 unos días antes. Se había mantenido en casa con cuidados. Ella es hipertensa y diabética, con todos los pronósticos no favorables.

Estaba transmitiendo en vivo como todos los miércoles en mi página de Facebook, dando un mensaje de los ángeles. De repente veo a mi otra hermana entrar con la cara desencajada y en mal estado. Todavía recuerdo sus palabras: “Se acaba de poner muy grave Bety”. Mi hermana Bety, vive en otro estado con su esposo.

Me quedé con tal impresión, que lo único que pude confesar fue: mi fe es como el grano de mostaza y tú la tienes en tus manos, Dios. Mandé ángeles a cuidar de ella. Sabía el riesgo de no volverla a ver. ¿Cómo le dices a tus padres esta situación? Sólo con la guía de tus ángeles.

Fueron dos semanas de confiar ciegamente en un milagro y que Dios permitiera que saliera mi hermana adelante de este peligro inminente.

Mi hermana narra que cuando llegó al hospital COVID, la doctora le dijo que estaba muy grave y que ella iba a hacer todo lo humanamente posible, pero que podía no sobrevivir.

En sus días más graves, ella empezó a ver a un hombre muy alto, blanco, de ojos azules y con túnica blanca. Le preguntó a los doctores que si el oxigeno producía alucinaciones, ellos le respondieron  que no. Ella les preguntó a las enfermeras y doctores: ¿quién era la persona que ella veía? Le respondieron que no había nadie así.

Supo que muy posiblemente moriría, sentía la gravedad y sólo le pidió a Dios que le permitiera estar tranquila y que si  era su momento de trascender, que le mandara ángeles para estar acompañada; poco después empezó a ver luces.

Los cinco días más graves siguió viendo a ese señor y muchas luces de colores. Cuando salió de la gravedad, dejó de ver todo.

Gracias a Dios puede contarlo; apenas salió del hospital, aún sigue con oxígeno y en recuperación, agradeciendo por el  milagro tan grande y el buen trato que recibió de todos los doctores, enfermeros, camilleros. Hoy lo puede contar, gracias a Dios.

¿Tuve miedo? Sí, pero me agarré de esta promesa de Dios: “Si tuvieres fe del tamaño del  grano de mostaza y no dudaras, cualquier montaña se quitará”. No dudamos y creímos, mandamos ángeles y vimos el milagro de moverse la montaña de la enfermedad.

No sé por lo que estés pasando en estos momentos, pero te comparto este testimonio para que creas y tengas fe, no importa que sea pequeña tu fe, pero cree y no dudes y verás que cualquier montaña será quitada de tu vida: salud, dinero, amor, tristeza, desesperación, etcétera.

Y como todas las semanas te digo, si estás leyendo este artículo, el mensaje es para tí.

 

MENSAJE:

“Hoy estamos moviendo montañas en tu vida, no dudes y cree. El Todo Poderoso está trabajando en tus milagros”.

Tus ángeles 

 

CONTACTO:

Facebook: Guía de arcángeles por Mirian Zavaleta m.

Instagram: guiadearcangeles

Cel ó Whatsapp: 961 199 94 22