¿Aumentar sueldos a funcionarios en Oaxaca para combatir la corrupción?: "Parece chascarrillo", dicen diputados

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Presidente del Comité Ciudadano propuso aumentar sueldos a funcionarios públicos.

“Espero que sea un chascarrillo, porque si les aumentados los salarios a los funcionarios, ¿imagínate lo que nos dirían los ciudadanos?”, respondió el diputado Fredi Delfín Avendaño al presidente del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, Gaspar Jiménez Triste, quién afirmó que la corrupción se generar por los bajos salarios de los funcionarios públicos.

Y es que a pesar que actualmente un subsecretario tiene un sueldo bruto mensual superior a los 60 mil pesos, al menos en la nómina oficial, el ciudadano Triste advirtió a los integrantes de la Comisión Permanente de Vigilancia del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción de la 64 Legislatura, que incluso está trabajando una propuesta de ley al respecto.

“Porque una parte muy importante también que estamos trabajando y vamos a requerir el apoyo de todos ustedes, es sobre el gasto que genera el pago a los servidores públicos, (porque) un servidor público bien pagado difícilmente va a cometer actos de corrupción y es una parte que estamos viendo en el estado, que los servidores públicos no son bien pagados; vamos a presentar una iniciativa y vamos a solicitar su apoyo porque creo que es importante que la Comisión de Vigilancia y el Sistema Estatal de Combate a la Corrupción pongamos las cosas más claras y, sobre todo, en cómo es que la corrupción sigue creciendo porque descuidamos las partes donde más se da esté fenómeno”.

Ante el azoró de los legisladores integrantes de la comisión, en su primer comparecencia en el Congreso, el señor Triste concluyó que los funcionarios públicos bien pagados no se corrompen. ¿Estará de acuerdo con este supuesto el señor Emilio Lozoya Austin?

Por eso, ante el secretario de la Contraloría, José Ángel Díaz Navarro; el fiscal Anticorrupción, Jorge Emilio Iruegas; el titular del órgano de fiscalización, Guillermo Megchún Velázquez, y la presidenta del Instituto de Transparencia, María Antonieta Velásquez Chagoya, entre otros, el legislador puntualizó: "No podemos permitir que nos quieras ver la cara, espero que sea un chascarrillo. Solo le faltó añadir, que la propuesta era de muy mal gusto, por cierto".

En el salón del pleno de la Cámara de Diputados, el señor Triste o el Triste señor, intentó también adjudicarse actividades que fueron desarrolladas por el anterior presidente ciudadano, Adán Cuevas Córdova, por lo que también fue reprendido por el diputado Delfín. "¡En verdad, así se apellidan!”.

Después de la transmisión de un video institucional sobre el trabajo del Comité Ciudadano del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, Delfín externó: "Lo que nos viniste a mostrar es producto del trabajo del presidente anterior, cuando los ciudadanos a los que tú representas, quieren saber lo que estás haciendo tú, como representantes de ellos; qué estás haciendo al seno del comité coordinador; qué estrategias planteas tú para abatir la corrupción".

Lo verdaderamente triste, es que el señor Jiménez Triste bien pudo evitar asistir a la “comparecencia” de los funcionarios que integran el Sistema Estatal de Combate a la Corrupción porque él no es funcionario del gobierno, sino un ciudadano que preside un comité que tiene por obligación coordinar a dependencias públicas en el combate a la corrupción, aunque perciba un salario del gobierno estatal, -otra de las cosas raras de estos comités que se instituyen para acabar con la corrupción-. No existe obligación legal para que comparezca ante los diputados pero fue y, se puso triste.

 

En nómina

$60,000 mensuales o más llega a recibir un subsecretario