Ciclo escolar debería iniciar en enero de 2021, afirma especialista

Samael Hernández, Premio Nacional en Educación
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Se debe esperar a superar la contingencia, sugiere experto tras el anuncio de la SEP de iniciar clases a distancia el 24 de agosto.

Postergar a enero del 2021 el inicio del ciclo escolar, una vez que se logre controlar la pandemia de la COVID-19, es para el investigador y Premio Nacional de la Educación, Samael Hernández Ruiz la manera de aceptar una realidad dolorosa en la que impera la falta de acceso a las tecnologías y la desorganización oficial.

“No se puede iniciar el ciclo 2020-2021 el 24 de agosto bajo estas condiciones, en la modalidad que quieran; debemos hacer un reajuste del calendario escolar e iniciar en enero; la SEP debe reducir los daños y no tratar de dorarnos la píldora de que ya van a reiniciar las clases, pero de manera virtual”, afirmó.

Tercer cambio

La suspensión de actividades presenciales en las escuelas se informó desde el pasado 14 de marzo. A partir del 20 de marzo todas las instituciones educativas, tanto públicas como privadas, se cerraron y las vacaciones de Semana Santa se adelantaron.

Se esperaba poder reanudar las actividades presenciales el 20 de abril, pero para esa fecha lo único que se pudo implementar fue el programa emergente Aprende en Casa, con una serie de contenidos educativos transmitidos a través de la televisora pública y disponibles en internet.

El pasado 29 de mayo, el titular de la SEP dio a conocer que si el semáforo epidémico está en verde el regreso escalonado a las aulas sería este 10 de agosto con un curso remedial con evaluación diagnóstica. Incluso se presentó un calendario que contemplaba la desinfección de espacios escolares a partir del pasado lunes 3 de agosto.

El miércoles pasado el presidente Andrés Manuel Obrador adelantó que los pormenores del regreso a clases para el ciclo escolar 2020-2021 se darían a conocer en la conferencia matutina de este lunes, donde se hizo oficial un inicio a distancia, al que se sumarán cuatro televisoras privadas.

Con la falta de acceso a un dispositivo móvil, computadora o internet, el investigador de la Universidad Autónoma Benito Juárez y especialista en el tema educativo, considera que proporcionar contenidos a distancia es la salida momentánea a la ausencia presencial en las aulas, en lo que se encuentra una vacuna.

“Pueden comenzar a operar modelos para que niñas y niños estén activos, no necesariamente por internet o televisión, antes había educación a distancia, pero por correspondencia”, recordó.

La idea es implementar los recursos que permitan restablecer la comunicación entre el profesorado y el alumnado, pensando que esta etapa es transitoria y requiere el compromiso del magisterio, porque “el verdadero problema es la pandemia y el respeto de las políticas sanitarias”.