En Tapachula piden instalar unidades móviles al aire libre

Sergio García Sergio García

La región fronteriza, se ha convertido en un campo de refugiados.

Tapachula.- Las unidades móviles de vivienda que dono la ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, que se encuentran en clínicas, hospitales y centros de salud, deben ser instalados en el parque del café al norte de Tapachula para que sirvan como dormitorios móviles para migrantes que deambulan en la ciudad.

En Tapachula, desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, los principales albergues a cargo de las organizaciones civiles, de la iglesia católica y del Gobierno del Estado, cerraron sus puertas para la población extranjera, por lo que muchos deambulan en las calles.

Alfredo de la Cruz Cordero, miembro de la Asociación Civil Nueva Generación Vinculación Social, dio a conocer que la región fronteriza, se ha convertido en un campo de refugiados porque desafortunadamente como población, como mexicanos y organización se originan por estar cerca de los países centroamericanos.

“Vemos las donaciones que hicieron a la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado en relación a las casas armables para atender a los enfermos, pero eso no ha bastado”.

Cruz Cordero, enfatizó que las autoridades de los tres niveles de gobierno deben tomar cartas en el asunto para retirar a las personas extranjeras que invaden los espacios públicos.

En este sentido, solicitó a la ACNUR, para que se otorguen las unidades móviles de vivienda para las personas solicitantes de refugio, pero que se instalen en zonas al aire libre donde exista mayor espacio para realizar sus actividades y sus necesidades básicas.

Enfatizó que afortunadamente, México es un país humanitario que tiene una conciencia social para ayudar a las personas, pero hay ciertos grupos que tiran los alimentos y la ropa que se les dona.

Y a raíz de esto, se han visto venir los grupos de migrantes del corredor migratorio conformado por Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y otros países latinoamericanos como Cuba y Venezuela, por ello, es necesario que los organismos internacionales y Derechos Humanos se involucren para atender a los extranjeros, sobre todo en esta situación de la pandemia.

“Que bueno que se otorgó esas unidades móviles de vivienda para los migrantes, porque es necesario que la ACNUR, conozca si los extranjeros están contagiados de Coronavirus o estén transmitiendo alguna enfermedad”.

El representante de esta Asociación Civil, enfatizó que con estas donaciones que ha realizado la ACNUR, los migrantes dejarían las calles, las banquetas, las aceras, puentes, mercados y casas abandonadas.

Explicó que es triste ver a las mujeres con niños en brazos, llorando que no tienen ningún techo donde dormir y mucho menos alimentos, por ello, la importancia de que esas unidades básicas estuvieran al servicio de los migrantes que no pudieron ingresar a los albergues que están cerrados por la pandemia.