Diócesis de Tapachula, reapertura sana, gradual y ordenada

Sergio García Sergio García

Se utilizarán todas las medidas sanitarias.

Tapachula.-En la región Costa, Soconusco y Sierra, la diócesis de Tapachula, consideró desde este fin de semana que ya hay condiciones favorables de salud, superada la etapa crítica del coronavirus para la reapertura sana, gradual, ordena del culto y de los espacios pastorales.

El octavo obispo de Tapachula, Jaime Calderón Calderón, informó que se reunió  con los vicarios foráneos para poder

analizar la situación de la pandemia en la Diócesis de Tapachula, que permite reiniciar el servicio pastoral.

"Pero que debe ser en el espíritu de un compromiso responsable de una reapertura sana, gradual y ordenada del culto y de los espacios pastorales".

Por ello,invitó a que reemprendan ya el camino, pero  solicitó que se haga en la fortaleza del mismo espíritu que  anima a caminar juntos, como un pueblo sinodal.

"Nos ha tomado por sorpresa esta crisis humanitaria de salud, replegándonos a un confinamiento responsable en medio de sufrimiento, dolor y muerte de muchos hermanos. Esta crisis ha puesto a nuestra sociedad de frente a disyuntivas económicas, sociales y políticas, y no precisamente sanitarias"

Por lo que ha resultado muy complejo poder discernir sobre el momento en que podíamos retomar el camino.

Calderón Calderón, dijo que está situación pandémica  ha ido evidenciando el estilo individualista y egoísta de la sociedad en que se vive.

Y este estilo de vida es una tentación muy seductora también para la vida de la iglesia. Pero se tiene la firme convicción de que la Iglesia Católica puede hacer diferencia al aportar de manera decidida y conjunta lo que define su esencia, la caridad hecha vida en familia, y que puede ayudar a construir de manera corresponsable una sociedad más humana y cristiana.

Por ello,  se debe entender que no es en ese mismo estilo egoísta que superaremos los nuevos retos que ha traído esta situación consigo.

" No se puede pretender y creer ilusamente que las soluciones sólo vendrán de las autoridades competentes o de algún sector de la sociedad" el problema es de todos y, por lo mismo, la solución a este mal que nos aqueja, y todo lo que ha evidenciado, es también de todos. Hay que caminar y caminar juntos".

El alto clérigo de la iglesia dijo a los fieles católicos que emprender el camino es preciso cumpliendo  con todas las medidas

sanitaria preventivas que se requieren y que se darán a conocer por sus respectivos párrocos; se realizarán buscando el cuidado y salud de cada uno.

En el retorno a esta nueva manera de convivir sigue vigente la disposición de que todos los fieles, haciendo uso de su libertad de conciencia, quedan dispensados de la participación en la misa dominical y sin conciencia de culpa puedan decidir cuándo pueden participar nuevamente de manera pública ,considerando lo anterior, creemos que la reapertura sana, gradual y ordenada del culto y de los espacios pastorales .

No obstante esta disposición, si algún párroco discerniéndolo con su equipo pastoral de apoyo, decide una fecha posterior por razones de cuidado de salud," les pido que lo hagan del conocimiento de su familia parroquial".

Entre los recursos que en adelante y por el tiempo que se requieran serán de uso indispensable para las personas que se congreguen en los templos o espacios pastorales: tapetes sanitizantes, el gel antibacterial, el termómetro y el cubrebocas.

En los diferentes espacios las bancas o sillas deberán estar con sus respectivas señalizaciones y dispuestas de tal forma que favorezca la sana distancia entre las personas. Otros elementos de protección, serán definidos por el párroco y el equipo de pastoral, de acuerdo con las orientaciones que he enviado a los sacerdotes.