Circo Daniel Atayde: cuatro meses sin laborar por pandemia de COVID-19

Afirman que sí quieren trabajar, pero no les dan permiso por el semáforo rojo.

SAN AGUSTÍN YATARENI, Oaxaca.- Desde el pasado 23 de marzo, el circo Daniel Atayde quedó varado en un terreno donde se encontraban dando funciones que la pandemia por la COVID-19 suspendió, debido a las medidas sanitarias.

Carolina, integrante del circo, relata que desde hace cuatro meses han sobrevivido con donaciones de comida y la venta de postres que ofrecen a un lado de la carretera internacional 190; no obstante, estas ayudas han disminuido.

“Al principio de la pandemia, la gente venía y nos traían comida, ellos mismos nos las preparaban y la servían; ahora, esto se terminó. Entendemos que también las personas están guardando su dinero porque saben que la pandemia seguirá”, afirma la trabajadora.

De acuerdo con el relato de Carolina, en ocasiones las personas los han señalado como flojos o que no quieren trabajar y sólo vivir de lo que les regala la gente; pero ella comenta que no es cierto, pues aunque han tratado de buscar empleo o reactivar la actividad del circo, todavía no es posible.

Venta de postres y dulces

Declara que la última función que ofrecieron con público fue a finales de marzo y al comenzar las medidas de prevención sanitaria por la pandemia, se tuvieron que quedar en ese lugar, ya que los filtros sanitarios eran un obstáculo para trasladarse.

Por ello, tuvieron que buscar una alternativa para conseguir ingresos, ya que son alrededor de 30 personas, entre adultos y niños, los que se encuentran en este lugar y no pueden regresar a sus hogares.

Carolina comparte que decidieron elaborar algunas botanas, manzanas cubiertas de chamoy o dulces, gelatinas, bombones, entre otros productos, para comprar los alimentos, además de tener un “guardadito” en caso de que alguno se enferme.

“Estamos vendiendo aquí mismo, sobre la carretera; algunas personas se paran y nos compran. Todos los productos están en diez pesos, pero tratamos de no alejarnos mucho para no arriesgarnos a los contagios”, señala.

Manifiesta que en ocasiones las personas les preguntan si son parte del circo y los apoyan con mayor razón, pero si van a otros cruceros y hacen la misma pregunta, la gente no les compra o les dicen “que nos pongamos a trabajar”.

Agrega que debido a las lluvias, se complican más las ventas, ya que no pueden pararse en las tardes por este motivo; pero han encontrado el lado positivo al recolectar esta agua para preparar sus alimentos o lavar la ropa.

“Algunos no nos han abandonado”

Aunque Carolina relata que se han presentado ante el municipio del lugar donde están instalados para solicitar el permiso de trabajar, las autoridades les han dicho que será hasta que el semáforo de riesgo epidemiológico esté en color verde; por lo que ella estima que tardarán meses para eso.

“Dicen que cuando esté en color verde, pero ahorita estamos en rojo, luego naranja y luego rojo de nuevo y quizá así estemos más tiempo. Yo creo que esto no terminará pronto. Queremos trabajar, pero no nos dejan”, reclama.

Sin embargo, agradece que muchas personas continúan apoyándolos como la fundación Apoyo de Corazón, que les ha donado regalos para los 10 niños que viven en el circo y otros materiales para que ellos puedan revenderlos y conseguir dinero para la comida.

“Algunas personas no nos han abandonado. Desde el principio han estado con nosotros y nos preguntan cómo estamos, qué necesitamos. Como dicen: ‘son más los buenos’”, agradece.

Recuerda que hace unos meses realizaron una presentación circense que se transmitió en redes sociales y tenía el fin de hacer una colecta para comprar insumos; no obstante, el resultado no fue el esperado.

“En la Ciudad de México se hizo algo similar y los compañeros tuvieron buena respuesta, pero nosotros no; no sabemos por qué”, lamenta.

Carolina afirma que entiende que todo el mundo esté teniendo problemas principalmente económicos y por ello no pueden apoyarlos, pero espera que puedan comprarle a ella y los demás integrantes, algunos de los productos que ofrecen todos los días frente al circo.

 

Dirección del circo Daniel Atayde:

  • Carretera Internacional 190, a la altura de la Macroplaza.

 

Horario de venta de sus productos:

  • Lunes a viernes a partir de las 17:00 horas.
  • Sábados y domingos a partir de las 12:00 horas.

 

Productos que ofrecen:

  • Banderillas
  • Chicharrines
  • Papas
  • Manzanas con caramelo
  • Manzanas con chococrispis
  • Manzanas con chocolate 
  • Gelatinas

 

 

“Estamos vendiendo aquí mismo, sobre la carretera. Todos los productos están en diez pesos, pero tratamos de no alejarnos mucho para no arriesgarnos a los contagios”.

Carolina, Integrante del circo Daniel Atayde