Cementeros, hexacampeón en el beisbol del Istmo

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. En el onceavo campeonato de la Liga Cruz Azul de Beisbol del Istmo, los Cementeros de Lagunas se consagraron campeones por sexta ocasión, tras superar en cinco desafíos a las Águilas de Unión Hidalgo.

En esa campaña del 2003 – 2004, Cementeros volvió a la máxima fiesta luego de haber estado ausente en la edición pasada; mientras los emplumados lograban clasificarse por primera vez a una serie por el título.

El sábado 27 de diciembre del 2003, el  primer desafío se llevó a cabo en la Unidad Deportiva de Lagunas, Oaxaca, siendo vencedor el conjunto cruzazulino por pizarra de dos carreras a uno, partido que decidió Pedro Iturbe con un jonrón en extrainnings.

Tomás Javier Solís fue el pitcher vencedor en relevo a Felipe Arredondo, Esteban Haro, Jesús Cruz y Carlos Domínguez; mientras el derrotado fue Víctor Jácome en relevo a Mauricio Duarte y al abridor Leonardo González.

El domingo 28, el segundo encuentro con Águilas teniendo a un inspirado Edgar Pérez quien maniató la poderosa ofensiva celeste, para que los de Unión Hidalgo consiguieran la victoria por score de 6-0.

Tremendo partido el que lanzó Pérez quien fue el pitcher vencedor aceptando seis espaciados imparables, en tanto del revés a Francisco Rodríguez con relevos de Israel Gutiérrez y Esteban Haro.

Empatados a una victoria por bando, el tercero de la serie se jugó el viernes dos de enero del 2004 en Unión Hidalgo, logrando los Cementeros la victoria al son de 7-5.

Jesús Cruz se anotó el éxito en relevo a Javier Solís, Felipe Arredondo y al abridor Carlos Domínguez, y la derrota a Mauricio Duarte en relevo a Francisco Guerrero, Leonardo González y Víctor Jácome.

El sábado 3, Cruz Azul volvió a imponer su artillería para llevarse la victoria por cómoda pizarra de 12–5, acreditándose el éxito Esteban Haro en relevo a Francisco Rodríguez y Felipe Arredondo; el descalabro a Edgar Pérez con relevos de Víctor Jácome, Francisco Guerrero y José María Saduño.

El quinto encuentro fue ganado por Cementeros por score de 2–0, siendo pitcher vencedor Israel Gutiérrez con relevos de Jesús Cruz y salvamento de Javier Solís, resultado que permitió a los cruzazulinos ceñirse su sexta corona en el béisbol del istmo.