Desestiman restos óseos hallados en Cocula

Más de cien restos óseos encontrados en el basurero de Cocula, Guerrero, durante las indagatorias relacionadas con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ocurrida en septiembre de 2014, no han sido tomados en cuenta durante las actuales investigaciones. 

De acuerdo con el diario Milenio, la Fiscalía General de la República (FGR) ha dejado de lado pruebas que pueden revelar cuál fue el destino de los estudiantes.

El diario señala que en 2018, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) subrayó la necesidad de que se analizaran 114 restos humanos encontrados en el basurero de Cocula en octubre de 2014. Algo que la entonces Procuraduría General de la República no hizo, y sobre lo que hasta ahora la FGR no ha hablado.

Los 114 restos a los que se refiere la CNDH tras haber investigado el caso, se componen de 90 fragmentos óseos que el organismo revisó macroscópica y morfológicamente, y recomendó enviarlos al Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck para obtener su perfil genético y confrontarlo con las identidades de los estudiantes.

El medio recordó que en 2014, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EEAF) participó en el estudio de restos recuperados por peritos de la PGR en el basurero de Cocula y en el Río San Juan, pero después de que en 2016 el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) expuso “vulneración de las evidencias”, el EEAF denunció que el tiradero no fue custodiado, lo que pone en duda el origen de los restos.

En más de una ocasión, los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, así como sus abogados, han descalificado las evidencias recabadas por peritos de la PGR en el río al decir que se trató de un montaje de Tomás Zerón, entonces director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para dar fortaleza a la verdad histórica.

El GIEI reveló que Zerón de Lucio, participó en una diligencia en el río sin el resguardo de la escena del crimen y sin que fuese declarada en la carpeta de investigación.

Ahí fueron encontrados 38 porciones petrosas de hueso temporal, en la parte trasera del cráneo, 26 cóndilos o uniones de mandíbulas, 12 huesos ganchosos, partes pequeñas de la muñeca y 14 huesos semilunares, similares a los huesos ganchosos. Además, otros 21 fragmentos óseos y odontológicos, conformados por 10 dientes o partes de ellos y 11 fragmentos de huesos de mandíbula.

Otro grupo se compone de dos porciones petrosas del hueso temporal, que es la parte baja de la zona trasera del cráneo, que pesan 6.1 y 9.1 gramos. Según la CNDH, están en fases que permiten un estudio genético, como el del grupo de huesos anterior. Los estudios preliminares muestran que estas dos porciones no son de una misma persona.

El medio destaca que la última porción petrosa a la que se refiere la recomendación de la CNDH se recuperó en el basurero de Cocula y está detallada en un informe forense de otra diligencia de restos en ese tiradero. Así suman 114 restos que la Comisión pidió estudiar para determinar si corresponden a algunos de los estudiantes desaparecidos.