Con brazalete electrónico, Emilio Lozoya en libertad condicional

Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, llegó a México el 17 de julio de 2020, misma fecha en que fue llevado del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a un hospital por anemia desarrollada y problemas sensibles en el esófago, de acuerdo con los exámenes médicos.

De acuerdo con la FGR, la debilidad general en la salud del exfuncionario público propició que un perito propusiera su traslado a un hospital; sin embargo, la familia pidió que un médico particular hiciera una revisión, quien reveló los mismos síntomas.

Luego de pasar ahí 15 días, finalmente fue dado de alta la madrugada del primer día de agosto, lugar que abandonó custodiado por la Policía Ministerial de la Fiscalía General de la República (FGR), de acuerdo con los reportes del diario El Universal.

Durante su estancia en el Hospital Ángeles Pedregal, el mexicano estuvo vigilado por elementos de seguridad federal y la Guardia Nacional. Esta vigilancia, aseguró su abogado Miguel Ontiveros, terminaría una vez saliera del hospital y comenzara la libertad condicional.

Como parte de las medidas cautelares dictadas por los jueces de control, a Emilio Lozoya Austin se le impuso el uso de un brazalete electrónico de localización instalado en el tobillo.

Dicho aparato registrará su localización vía satélite y enviará alertas en lapsos de 30 y 60 segundos; antes, Lozoya Austin deberá registrar ante las autoridades competentes el domicilio en el que permanecerá la mayor parte del tiempo para programar la localización.

Sin embargo, el exfuncionario, tendrá la oportunidad de movilizarse por la Ciudad de México y su zona conurbada, pero no podrá salir de ahí, mucho menos de la ciudad, del país o del continente.

Las autoridades mexicanas también le impusieron al acusado, como medida cautelar, la entrega de su pasaporte y una presentación periódica a la Unidad de Medidas Cautelares cada 15 días, donde tendrá que firmar para comprobar su estadía.

Más de 250 mil pesos, el costo hospitalario

Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), fue ingresado al Hospital Los Ángeles del Pedregal, la madrugada del 17 de julio, tras ser extraditado de España, ya que enfrenta cargos por los casos de Agronitrogenados y Odebrecht.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó que tras la revisión del perito médico le detectaron anemia y problemas sensibles en esófago, “así como una debilidad general en toda su salud, por lo que se propuso su internación en un hospital”.

Cabe señalar que fue diagnosticado en España con anemia y el síndrome de Barret, el cual le provocaba dolores de esófago, por lo que antes de ser trasladado a México comenzó a recibir tratamiento médico. Fue valorado para suspender su procedimiento penal por 10 días.

“Se hace hincapié en que se entregaron reportes médicos de España donde se le diagnosticó la anemia, astenia de 5 días de evolución, así como otras condiciones físicas, así como el síndrome de Barrett”, expresó uno de los fiscales

Situación por la cual fue hospitalizado en el nosocomio privado al sur de la Ciudad de México. Cabe señalar que el exfuncionario fue intervenido a consecuencia de una hernia hiatal.