Empresa minera Cuzcatlán pone en riesgo la vida: edil de Magdalena Ocotlán

ArchivoArchivo

El Frente No a la Minería por un Futuro de Todas y Todos denunció que la contaminación ambiental generada por la empresa minera Cuzcatlán pone en riesgo el agua y la vida en las comunidades de los Valles Centrales.

En su representación, el presidente municipal de Magdalena Ocotlán, Pedro Máximo Aquino, informó que en su comunidad se han focalizado los impactos ante las afectaciones detectadas nuevamente en días recientes en un retén de captación de agua de lluvia, construido parea recargas los mantos acuíferos.

“El agua presenta una coloración rojiza”, asentó.

Expuso que el retén, localizado a 300 metros de la planta de beneficio del proyecto minero, se contaminó por primera vez en octubre de 2018, por el derrame de la presa de jales en el arroyo El Coyote.

Explicó que la autoridad municipal de Magdalena Ocotlán presentó una denuncia popular ante la Profepa para exigir a la Conagua, su intervención y se realice una investigación apegada a derecho, transparentar los resultados de los estudios realizados, a fin de garantizar el derecho de acceso a la información pública, y la reparación del daño de comunidades afectadas por la explotación minera.

A pesar de esto, mencionó que la empresa minera Cuzcatlán presentó ante la Semarnat una nueva Manifestación de Impacto Ambiental-Regional (MIA-R) “San José II” para la continuidad de la extracción de minerales en los Valles Centrales de Oaxaca.

“En el documento la compañía asegura que su operación no supone un riesgo para ninguno de los objetos de conservación de estas áreas, pero la realidad que vivimos en nuestras comunidades es diferente ante los daños irreparables a nuestro medio ambiente, especialmente el agua”, asentó.

Ante esta situación, demandó a la Semarnat no validar el MIA-R, por violar los derechos colectivos de las comunidades, consagrados en la Constitución, en diversos tratados y convenios internacionales ratificados por México.

Reclamó a la Profepa realizar una investigación exhaustiva por la contaminación de los cuerpos de agua en Magdalena Ocotlán, transparentar los estudios realizados, establecer sanciones y reparar el daño a comunidades afectadas.

Requirió a la Conagua proporcionar certeza a las comunidades y garantizar que el agua de la región se encuentre apta para el consumo humano y la producción agrícola.