Denuncian negligencia tras muerte de activista preso en reclusorio de Santo Domingo Tehuantepec

ArchivoArchivo

Zaragoza Quintana falleció el pasado 3 de julio en el reclusorio de Santo Domingo Tehuantepec.

La Coordinación para la Libertad de Defensores de Derechos Humanos Criminalizados en Oaxaca condenó ayer las condiciones carcelarias que prevalecen en los penales del estado y denunció que el deceso del activista Nicasio Zaragoza Quintana, preso en el reclusorio de Santo Domingo Tehuantepec, fue producto de la negligencia y falta de acciones de las autoridades penitenciarias.

En su representación, la directora adjunta del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca, Yésica Sánchez Maya, informó que el fallecido, un indígena zapoteco, participó en la lucha de la Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo (UCIRI) para recuperar la organización comunitaria de los pueblos y expulsar a los caciques y acaparadores de café en las comunidades de Santiago Lachiguiri, Santa María Guienagati y Guevea de Humbolt.

Expresó que el activista fue preso por su participación política, desde el 7 de septiembre de 2003 y sentenciado a 80 años de prisión, en un proceso penal en curso de ser repuesto por las violaciones procesales presentadas.

Explicó que Zaragoza Quintana falleció el pasado 3 de julio a los 67 años de edad, sin tenerse certeza de las causas, pues las autoridades penitenciarias en ningún momento se comunicaron con la familia para notificar el estado de salud del recluso.

Observó que tampoco ofrecieron certeza a la familia de la atención ofrecida, de exámenes de laboratorio o historial médico, para aportar información sobre el deceso.

Mencionó que los familiares tuvieron noticia del fallecimiento por una llamada de otro recluso sobre los malestares presentados por el activista, su ingreso al servicio médico del reclusorio y su posterior internamiento en el hospital materno infantil de Santo Domingo Tehuantepec.

En el nosocomio –asentó–, no fue atendido porque supuestamente era sospechoso de estar enfermo de COVID 19 y falleció en la calle.

Destacó que el fallecimiento de Zaragoza Quintana es responsabilidad de las autoridades estatales por ser quienes han propiciado las condiciones de hacinamiento sin garantizar el derecho a la salud, ni de alimentación.

Ante esto, demandó investigar y aclarar las causas del deceso del defensor de derechos humanos para garantizar el acceso de sus familiares a la verdad y a la justicia.