Mantendrán cerrados templos católicos en La Cuenca

Hasta concluir contingencia

LOMA BONITA, OAX.—“El obispo de Tuxtepec, José Alberto González Juárez está muy preocupado por toda la situación de la enfermedad y él mismo ha estado asistiendo a personas en concreto”, señaló el padre César Castro Gómez, quien ayer en su parroquia de La Asunción se enlazó con la de Jalapa de Díaz para orar porque se vaya el coronavirus.

“Nuestro obispo nos pide que oremos, meditar qué estamos haciendo mal; y no  sólo el que sea malo, si no también el justo, y nos pide en estos días de la pandemia a pensar en nuestra propia conversión, como los viernes a las 2 de la tarde entre los templos de Loma Bonita y Jalapa de Díaz”, insistió.

Por ello ayer viernes la parroquia de La Asunción de Loma Bonita, “de 2 a 3 de la tarde nos vamos a  unir a la de los apóstoles Felipe y Santiago de Jalapa de Díaz, Oaxaca, para orar a esa misma hora por el perdón de los pecados”.

Abundó el sacerdote que “el obispo ha visto con pesar cómo algunos de nuestros propios sacerdotes han padecido esta enfermedad; sin embargo, él nos insiste en que nosotros no sólo estemos pidiendo en que se acaba la pandemia, que desde luego tenemos que hacerlo, sino en los  cuidados que hay que hacer”.

“Yo veo en la ciudad de Loma Bonita afortunadamente, platicando con algunas personas, que parece se redujo un poco el problema de mortandad que estábamos sufriendo en la semana antepasada y pasada; parece que está funcionando el quedarnos en casa, salir sólo lo necesario y utilizar el cubre bocas en la vía pública y cerca de las  personas”, mencionó.

Aclara que “no hay que bajar la guardia, yo no uso la mascarilla en misa por la celebración, pero en la calle la uso; por ahí han dicho que si en 15 días la usáramos todos, saldríamos, aunque hay que gente irresponsable que no es sabia”, también señaló el padre originario de Acatlán de Pérez Figueroa.

“En este caso, nuestro obispo nos  insiste que mientras la gente  no entienda y descuide estos aspectos de las manos y la higiene, no vamos a abrir los templos; el obispo  dice: yo que más quisiera, pero ¿si los fieles no entienden?”.

En las casas la gente con mucha fe escuchó esta hora de oración, donde estuvo también el padre diácono Juan Guadalupe, uniéndose las parroquias de La Asunción de Loma Bonita y la de los hermanos mazatecos de Jalapa de Díaz, Oaxaca.