Ucizoni vuelve a exigir instalación de hospital de campaña

Enfermos fallecen en sus domicilios
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Acusan insuficiencia de los servicios médicos en la microrregión de la Zona Norte del Istmo.

Ante el incremento de casos de coronavirus, la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni) exigió nuevamente la instalación de un hospital de campaña ante la insuficiencia de los servicios médicos en esa microrregión, que ha ocasionado la muerte de muchos enfermos en sus domicilios.

El coordinador general de esa organización, Carlos Beas Torres informó que la Ucizoni, junto con la Resistencia Civil del Istmo y la Asamblea de Pueblos y Colonias de la Zona Norte del Istmo, reiteró la petición al gobierno federal la necesidad de establecer un hospital de campaña en la zona, durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, por el elevado número de contagios.

“En los últimos diez días, la propagación del coronavirus alcanzó un ritmo acelerado”, señaló.

Sin embargo, subrayó que la administración federal no respondió el reclamo, porque el Hospital Doctor Macedonio Benítez Fuentes, localizado en Juchitán de Zaragoza, está para atender a los pacientes enfermos por coronavirus.

Pero, observó que este hospital no resuelve ni atiende la petición, pues en las comunidades no cuentan con ambulancias equipadas para trasladar a los cientos de enfermos.

Además, mencionó que las clínicas y las unidades médicas rurales del sistema IMSS Bienestar no cuentan con medicamentos ni personal.                 

Destacó que la situación se ha agravado, porque se reportan brotes en San Miguel Chimalapa, en Santa María Chimalapa, en San Juan Guichicovi, en San Juan Cotzocón, en Matías Romero, en el Barrio de la Soledad, en Santa María Petapa y en Matías Romero, así como en el colindante Valle del Uxpanapa, Veracruz.

Subrayó que la insuficiencia de los servicios médicos está orillando a decenas de enfermos, principalmente indígenas mixes, zoques, chinantecos y zapotecas, a aislarse en sus casas, sin ningún tipo de atención médica.

“Decenas de enfermos han fallecido en sus domicilios”, asentó.

De esta manera, Beas Torres reclamó al gobierno federal el respeto al derecho a la vida y a la salud de las comunidades indígenas con la instalación de un hospital de campaña y con la dotación de cubrebocas, gel antibacterial y medicamentos.