Torneo de selecciones dejó su marca en el Istmo

JUCHITÁN DE ZARAGOZA, Oaxaca.- La idea surgió de los que estábamos como representantes de los equipos que integraban la Liga Municipal de Futbol, que los municipios estuvieran representados en el primer torneo de selecciones en el istmo, recuerda Juan Blas Jiménez.

“Fue una labor titánica en ese año de 1989, ya que había que contactar a los presidentes de las Ligas de Futbol que funcionaban en la región, así tuvimos respuesta de La Ventosa, Unión Hidalgo, Salina Cruz, Ixtepec, Juchitán, Santo Domingo Ingenio, Matías Romero, El Espinal, Mixtequilla, y Tehuantepec, para que el 1 de mayo se jugara el partido inaugural en el campo 1 de la Planta Impregnación”, agregó quien fue uno de los pilares de ésta iniciativa.

Resaltó que se vio la unidad que había entre los representantes de equipos de la Liga Municipal, como Juan Mejía de Planta, José Manuel del equipo Sombras, Oscar Pérez de Osos Grises, Miguel Ángel Ruiz de Juchitán, y los otros compañeros que queríamos que los jugadores de la Liga se foguearan con otras selecciones de la región.

En las reuniones formábamos las comisiones que se encargaban de pintar los campos, el arbitraje, la seguridad para los equipos visitantes ya que todos los partidos se hicieron aquí en Juchitán, se torneo permitió estrechar lazos de amistad con otros representantes de las ligas participantes como el caso de Honey Carballo, de Santo Domingo Ingenio; José Luis Fonseca, de Matías Romero; Florentino García, de Tehuantepec, y José Luis Jacinto Guzmán (+), de Salina Cruz, el futbol siguió, también la relación de amistad con quienes conocimos gracias a ese torneo.

En la ronda de grupos, Salina Cruz avanzó a la final tras superar a La Ventosa, Ixtepec, Unión Hidalgo y Tehuantepec; mientras que por el otro sector, Matías Romero dejó en el camino a Mixtequilla, Espinal, Ingenio y el anfitrión Juchitán.

El título se fue para Salina Cruz, al imponerse los porteños a Matías Romero en la gran final.

Para 1990, ya con la experiencia del torneo anterior, se decidió que el formato fuera a visita recíprocas con el fin de aminorar los gastos de los equipos.

Se formaron los grupos, en el 1 con La Ventosa, Matías Romero y La Venta que por primera vez tenía participación; en el 2, estuvieron Ixtaltepec, El Espinal, Ixtepec, Comitancillo; y en el 3, Juchitán, Tehuantepec y Salina Cruz, fueron encuentros muy buenos, ya las selecciones contaban con el apoyo de su público; ni se diga la final que se jugó en Ixtaltepec que prácticamente todo el pueblo así como La Ventosa asistieron para ver quien lograba el campeonato.

En ese juego por el título, La Ventosa doblegó a Ixtaltepec para quedarse con la corona de 1990.

Resumió que fueron momentos inolvidables para el futbol istmeño, se demostró el real nivel de los jugadores, pero lo más importante es que se hermanaron los pueblos de la región a través de éste deporte, la Liga Municipal había cumplido con la encomienda de promover la sana convivencia a través del futbol.