Sirenas en épocas doradas; el día que la natación tuvo auge en Oaxaca

Han representado a México en competencias internacionales

Un ramillete de sirenas han destacado en el ámbito nacional e internacional en las llamadas épocas doradas de la natación oaxaqueña, consideradas de 1995 al 2000 y del 2005 al año 2010.

En la primera época de oro de ese deporte en la entidad brillaron las primeras seleccionadas nacionales oaxaqueñas Cristina Arnaud y Paola España, quienes participaron en el proceso rumbo a los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, a quienes se sumaron otras destacadas nadadoras como Karina Bolaños y Carmen Ibarra.

Un segundo ciclo de ensueño de la natación oaxaqueña se vivió del 2005 al 2010, en un grupo en el que estuvieron las bracistas Estefanía Vargas, Andrea García, Alondra Mora, Adriana Carreño y Adriana García.

OAXACA, QUINTO LUGAR NACIONAL

En la primera era, Oaxaca obtuvo el quinto lugar en el Campeonato Nacional de Natación de 1998, con una selección a la que aportaron nadadores de los equipos de Acuarela Escuela de Natación, Centro de Instrucción Física y Natación de Oaxaca (CINO) y Acuática Robles Ríos.

En ese mismo campeonato, Oaxaca obtuvo una histórica medalla de bronce en la categoría de primera fuerza con el relevo femenil, integrado por Paola España, Karina Bolaños, Ana Cristina Arnaud y Carmen Ibarra.

En esa primera época que vivió la natación oaxaqueña no se contaba con una alberca olímpica en Oaxaca, pero ese no fue un pretexto para la obtención de buenos resultados.

SEGUNDA ÉPOCA EN LA NATACIÓN OAXAQUEÑA

Por invitación de la entonces directora de la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte (Cecude), Karina Escobar González, el entrenador de Israel Antonio Infante regresó a Oaxaca para trabajar al frente de un proyecto en la alberca olímpica de la unidad deportiva El Tequio.

Poco tiempo después, llegó al relevo en la Cecude llegó Donovan Rito García, quien apoyó el proyecto de natación en el que surgieron nadadoras como Estefanía Vargas, Andrea García, Adriana Carreño, Alondra Mora y Adriana García.

Con ese grupo, también hubo grandes resultados nacionales e internacionales, que le dieron nombre a la natación oaxaqueña, en un programa en que los bracistas tuvieron un apoyo incondicional por parte de parte de los padres de familia.