NASA lanza con éxito la misión Mars 2020 y ya está rumbo a Marte

Mars 2020 ya va camino de Marte. El lanzamiento se ha hecho desde Cabo Cañaveral, Florida, y ha sido a bordo de un cohete ULA Atlas 541. Si todo va según lo planeado, Mars 2020 aterrizará en suelo marciano el 18 de febrero de 2021 en el Cráter Jezero. Además, esta misió durará como mínimo un año marciano o, lo que es lo mismo, unos dos años terrestres.

Entre los objetivos científicos de Mars 2020 está "buscar signos de vida microbiana antigua, caracterizar la geología y el clima del planeta, recolectar muestras de rocas y sedimentos cuidadosamente seleccionados para el futuro retorno a la Tierra, y allanando el camino para la exploración humana más allá de la Luna", tla y como indican desde la NASA.

Además, uno los instrumentos científicos que estudiarán el planeta rojo es MEDA, una estación meteorológica desarrollada por el INTA. "Espero que todo vaya bien", ha comentado a Hipertextual Joel Pérez, ingeniero que trabajó en el INTA desarrollando uno de los sensores de MEDA, el TIRS.

"Es una misión en la que se lleva trabajando muchos años y en la que ha trabajado muchísimas personas. Solo en MEDA entre la parte científica e industrial éramos entre 50 y 80 personas. Y es solo uno de los instrumentos de Mars 2020", ha añadido. "Si llega bien, para mi será un orgullo a nivel personal, profesional y también de que se hagan este tipo de cosas en España". Aunque, recalca el ingeniero, "en España la situación de investigación y desarrollo es muy precaria". "Se hace poco, pero se podría hacer mucho más. Hay talento, pero se desaprovecha", concluye Pérez.

La importancia de ir a Marte

¿Por qué es necesario conocer el planeta vecino? La búsqueda de vida más allá de la Tierra es una de las grandes preguntas que la humanidad siempre ha querido responder. Primer, a nivel más cercano. "Eso que en su momento nos llevó a cruzar el océano con barcos de madera y explorar otros lugares, ahora también es aplicable como tema filosófico a la exploración espacial", explica investigador en el Centro de Astrobiología (CAB) y en el INTA e investigador principal de MEDA. "La exploración del espacio surge por esa necesidad que tenemos de dar respuesta a las grandes preguntas que nos hemos hecho como si estamos solos en el universo. Pero también queremos conocer nuestro entorno, el universo", añade.

Pero Marte es un buen lugar para comenzar esa búsqueda. "Tiene unas características muy singulares, se parece mucho a la Tierra", explica. "Nuestra búsqueda de vida fuera del entorno conocido, se puede hacer de muchas formas. Pero para no buscar dando palos de ciego, tratamos de buscar vida que, sin ser exactamente la que conocemos en la Tierra porque, obviamente, eso variará, pero sí es vida que compartirá patrones químicos y características químicas como las que podemos tener en la Tierra".

"La vida que tenemos en la Tierra está altamente vinculada con unas condiciones; al agua, a unas condiciones de temperatura, a una fuente de energía... Marte se encuentra en un entorno de nuestra estrella en la que esas características, tanto a nivel de energía que llega del sol como la que viene del suelo -aunque cada vez haya menos-. Es un entorno muy conveniente para que haya podido haber vida allí. También sabemos que hubo agua", añade el investigador.

En resumen, Marte tiene unas condiciones altamente probables de que hubiera podido haber vida allí. Si bien no son las condiciones ideales, ya que ahora es muy árido, pensamos que en su momento pudiera haber habido vida. Incluso quizás ahora pueda haber vida en el subsuelo.

Por todo esto, además de por su cercanía -"solo hay que recorrer unos 500 millones de kilómetros para llegar"-, es un "excelente candidato". Aunque el planeta más cercano sea Venus, la realidad parece ser que sus condiciones son "peores". Mientras que Marte puede "pueda ser un sitio al que podamos ir, al que podamos recurrir ya sea para tener estaciones permanentes allí o para ir a sitios más lejanos", añade el investigador de MEDA.