Querido hermano ruiseñor

LECTURAS PARA LA VIDA

Se cree que los hombres que andan en dos perdieron su camino; desde entonces, sus almas abandonaron sus cuerpos, nadie sabe a dónde fueron ni por qué después de tantos años no regresan; algunos aún las esperan, pero cada día pierden los recuerdos de lo que eran y bestias del aire empiezan a habitar sus cuerpos,  llevándolos a hacer cosas atroces, donde lastiman a todo aquello que les parece hermoso o bueno; incluso persiguen a los zaen para absorberles la poca bondad que hay en ellos.

Ahora es un mundo horrible, lleno de hombres habitados por aire cruel, es fácil identificarlos, su mirada los delata, porque ahí no hay nada, sus ojos son tan negros como el mismo abismo.

Sé que un día irás a ese lugar, porque parece que la maldad nos atrae, mi pequeño y tierno ruiseñor. Ellos saben que nuestras almas siguen dentro de nosotros, en determinado tiempo se paran frente a las nubes a cantar melodías tan hermosas y embusteras que nuestras alas no pueden hacer otra cosa más que volar hacia ellos; algunos que han despertado poco antes de ser devorados por los hominems no vuelven a ser los mismos; su interior queda tan herido que sus alas se tornan obscuras y al paso de pocos días empiezan a caer como si fueran cenizas; yo logré huir y volver aquí, pero no soy igual a ustedes, no conservo la ilusión ni la esperanza que un día vi en los hombres a los cuales quise ayudar.

En este momento mis alas empiezan a caer y nadie lo nota, porque al igual que el hominem aprendí a mentir; sin embargo, hoy estoy cansado; te dejo a ti uno de los pocos que saben mi secreto y en el cual confío para que sigas en el intento de ayudar a los zaen.

Hermano… no lo logré, no pude ayudarlos ni conservarme, cada día la obscuridad está más presente, siento al cruel aire a mi lado que está dispuesto a habitarme y prefiero que mis alas se difuminen cerca de las nubes donde un día le juré al abuelo que lo ayudaría. Tal vez cuando leas esto no lo comprendas, pero te pido que no ayudes a esta especie que se ha dejado caer; vive y por todos los medios aléjate de la nube que canta melodías de ruiseñor.

[email protected]