Increíble, el luchador de Oaxaca que demostró que los límites están en la mente

Estrellas de la Arena San Francisco

Otro de los ídolos de la Arena San Francisco y que comparte su experiencia a las nuevas estrellas de la lucha libre es Silverio Miguel Jiménez Orozco.

Esta persona dio vida a un personaje que es muy recordado por la afición del mundo de los costalazos: Increíble.

Nació en la ciudad de Oaxaca el 20 de junio de 1954 y quien a pesar de los avatares de la vida ha sabido sortear cada uno de las dificultades, logrando a base de trabajo, esfuerzo y dedicación, logró hacer realidad cada una de sus metas.

A los nueve años de edad, en unión de unos amigos, se dispusieron a cortar ciruelas de un árbol localizado en un terreno de los muchos que existían en el barrio de La Noria.

El Increíble subió a lo más alto de un árbol, sin embargo,  pasado unos minutos sus amigos le gritaron que se acercaba el dueño del terreno provocándole una angustiosa huída y una bajada estrepitosa del árbol.

Cerca de conseguir su objetivo, una rama no soportó su peso cayendo aparatosamente, lo cual le provocó una fractura expuesta a nivel de la muñeca del brazo izquierdo.

Sin embargo, un mal manejo en cuestión de limpieza, provocó que a los dos días presentara signos de gangrena, provocando la amputación de su antebrazo.

INGRESA A LA LUCHA LIBRE

Su primer contacto con la lucha libre fue a través de películas del Santo, Huracán Ramírez, Mil Máscaras, Blue Demon y Tinieblas.

Posteriormente, asistió por vez primera a una función de lucha libre a la antigua Arena Bomberos que se localizaba en la calle de Morelos donde hoy se encuentra el mercado de La Merced, quedando atrapado por este espectacular deporte.

Decidido a practicarlo se presentó al gimnasio donde fue relegado del grupo. Lo ponían a entrenar el suelo, no en el ring, pero su decisión lo hizo notarse, por lo que El Indio Comanche decidió darle la oportunidad de aprender en forma y lo integró a su grupo.

Al igual que muchos de los pupilos de aquella época, en la primera semana de entrenamiento sufrió  de calentura, y de los treinta aspirantes que existían solo quedaron tres: Águila Imperial, El Japonesito y Silverio Miguel.

Al ausentarse El Indio Comanche, quedó bajo la batuta de los hermanos Cisneros, quienes acabaron de pulir sus conocimientos, así como profesores del Distrito Federal que acudían a enseñar a los elementos locales entre ellos: El Zaraguato, Yolao Acosta y Rayo Zulayka.

LLEGA EL DEBUT

El año de su debut fue en 1969 y el nombre se lo puso el Químico Luna, haciéndolo como rudo, con un calzón brillante de traje de baño y descalzo en un mano a mano contra su compañero de gimnasio Águila Imperial, en la lucha preliminar de la velada.

Una rivalidad tremenda la tuvo con los Misioneros de la Muerte de Oaxaca, sus mejores parejas fueron: Ray Alcántara, El Cardenal, El Kingo, Conde Salazar, Challenger y Piel Canela.

A lo largo de su carrera obtuvo el campeonato de peso ligero, de parejas, de tríos, el de parejas de Veracruz; el de peso medio del Caribe y el último que obtuvo fue el de peso semicompleto versión intercontinental ganado a El Engendro de Guadalajara y estrella del Toreo de Cuatro Caminos.

En cuestión de máscaras ganó la de Edipo Rey, las de los hermanos Diablo de la Ciudad de México en unión de Ray Alcántara, Gatos Salvajes del Distrito Federal al lado de Conde Salazar y la última haciendo mancuerna con Wahiukay Mastín Tercero desenmascarando a Los Apocalipsis de Veracruz en una función de AAA, realizada en el Gimnasio Flores Magón en el año 2003.

Con relación a cabelleras ganadas se encuentran las del Perro Callejero y Gato Salvaje del Distrito Federal, Fantasma Blanco Primero y La Mancha Negra.