Inquieta a habitantes de Juchitán de Zaragoza reapertura comercial; hay opiniones encontradas

JUCHITÁN, Oaxaca.- Ante la reapertura de negocios por la llegada a su fin del cierre temporal de todos los establecimientos comerciales y del centro histórico de la ciudad, este viernes 31, surgen dudas e inquietudes entre la ciudadanía que ha visto con buenos ojos la medida asumida por las autoridades municipales que buscan mitigar la propagación de la COVID-19.

La preocupación

El abogado César Pineda Castillo aseguró que se hace necesario seguir fortaleciendo las medidas preventivas para reducir al mínimo el crecimiento en el número de contagios, tal y como ha ocurrido en las ciudades donde han salido del confinamiento.

Con marcada preocupación, señaló que, una vez que se abran los comercios, mucha gente saldrá de sus viviendas, simplemente para “ir a dar la vuelta” o para ver qué negocios abrieron, lo que significará un aumento en la movilidad de las personas y en el número de contagios.

El abogado juchiteco reiteró que las medidas de confinamiento que se han tomado para contener la pandemia, deberán seguir aplicándose, aún en contra del rechazo de integrantes de algunos sectores, sobre todo en el comercial, que a toda costa busca abrir sus negocios sin ser giros de productos esenciales.

No relajar medidas

De igual modo, dijo que deberá continuar el cierre a la circulación vehicular en el primer cuadro de la ciudad; así como los filtros sanitarios en las bocacalles para obligar a los ciudadanos a andar en la calle con cubrebocas.

En ese sentido, aseguró que la persona que no porte su cubrebocas deberá ser regresada a su casa, incluso podría ser acusada de un delito por estar propagando una enfermedad contagiosa, que está penado por la ley.

“Para eso es la autoridad (municipal), para que ponga reglamentos de convivencia, de orden; porque si lo dejamos a la conciencia de la ciudadanía, la gente no lo va a aceptar y todo mundo va a abrir”.

Hacer valer la autoridad

Indicó que las autoridades municipales deben de hacerle ver a la ciudadanía, que no se va a regresar a la normalidad, pues para eso falta mucho. “Quizá eso va a ser cuando ya tengamos la vacuna”.

Dijo que, en el caso de los mercados, ahí deberán reforzarse las medidas sanitarias, obligar también el uso del cubrebocas, el gel antibacterial, tanto de locatarios como de la gente que acuda a esos lugares; y reducir los días de servicio al público.

De igual forma, señaló que en las tiendas de autoservicio y en los bancos deberán obligar a que haya más empleados, más personal atendiendo en las ventanillas o caja para que no se formen las largas filas de clientes; “y abrir un día sí, un día no”. 

“Podemos prolongar la estabilidad de salud si nosotros tomamos medidas más firmes; de no ser así, en una semana los contagios se habrán disparado nuevamente”, advirtió.

Contexto

El cierre de la actividad comercial en Juchitán inició el pasado 20 de julio, tras una decisión del Cabildo juchiteco, ante el acelerado aumento de casos de COVID-19, y sobre todo, de fallecimientos a causa de esta enfermedad. En primera instancia, la medida se propuso para cinco días; sin embargo, el fin de semana pasado se determinó una semana más para mitigar los efectos de la pandemia. 

Juchitán de Zaragoza permanece en la lista de los 35 municipios istmeños que han sido atacados por el coronavirus; pero es Juchitán, por el número de casos y fallecimientos, quien ocupa un lugar en las primeras tres posiciones junto a Salina Cruz y Tehuantepec. 

El municipio zapoteca fue el primero que en la región del Istmo reportó un caso de coronavirus y también se dio aquí la primera de las 119 defunciones que en cuatro meses ha causado la pandemia en la región del Istmo de Tehuantepec. 

A nivel regional

934

casos positivos 

119

defunciones

Tan solo en Juchitán

143

casos  positivos 

15.31 %

del total de casos en la región