No habrá Festival Cultural Tuchtlán

JSCAJSCA

JSCAJSCA

JSCAJSCA

JSCAJSCA

JSCAJSCA

El Festival Cultural Tuchtlán, por el aniversario de Tuxtla Gutiérrez como capital de Chiapas, ha sido suspendido debido a la pandemia por el Covid-19, afirma Marco Orozco Zuarth, director del Instituto Tuxtleco de Arte y Cultura.

Se trata del encuentro, que hasta el año pasado recibió el nombre de Festival Cultural Tuchtlán, que reunía actividades artísticas y culturales para recordar el hecho histórico, y se llevaba a cabo durante las primeras semanas de agosto en tres escenarios: el patio central del Palacio Municipal, la propia explanada del Parque Central, así como la Calzada de las Personas Ilustres; sin embargo, las circunstancias por el tema de salud ha provocado su cancelación.

Orozco Zuarth reconoce que no será posible realizar el Festival de manera presencial, pero habrá actividades alusivas a la fecha a conmemorar con la participación de personalidades, en espacios emblemáticos de la ciudad.

José Luis Castro Aguilar, cronista e historiador oficial de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, narra que el 11 de agosto se conmemora -este 2020- el 128 aniversario de haberse convertida la ciudad en la nueva capital de Chiapas. “Cabe hacer mención que la ciudad de San Cristóbal de Las Casas fue la capital de Chiapas desde la época de la conquista y colonización (1528) hasta 1892, en que por conflictos entre políticos y terratenientes de los Altos de Chiapas y los de Tierra Caliente; en particular, entre el exgobernador del estado (1883-1887) coronel Miguel Utrilla Trujillo y el ex gobernador (1887-1891) Manuel Carrascosa que estaban en contra de la forma de gobernar de Emilio Rabasa. Conflicto que se acentuó y terminó con el cambio de sede de los tres poderes del estado”.

Refiere como antecedentes históricos la aparición del Batallón de Voluntarios “Hijos de Tuxtla” (1911), que “debemos de buscar en el antiguo conflicto político que tuvieron las ciudades de San Cristóbal Las Casas y Tuxtla Gutiérrez por el cambio de residencia de los Supremos Poderes del Estado de Chiapas (1892).

La primera vez que hubo problemas por la residencia de los poderes públicos del estado, entre dos ciudades hermanas, fue en 1833 cuando don Joaquín Miguel Gutiérrez, gobernador Constitucional del Estado, de origen tuxtleco, promulga el decreto que ordenaba el traslado temporal de los poderes públicos de la ciudad de San Cristóbal a la de Tuxtla, por problemas del gobierno del estado con el clero y los sancristobalenses conservadores. Traslado que se efectuó el 9 de febrero de 1834; pero el 25 de mayo del año siguiente (1835), con la llegada del nuevo gobernador, don José Mariano Coello, de origen sancristobalense, se decretó la restitución de los poderes a su antigua sede”.

Continúa el relato con que el “4 de enero de 1858, siendo gobernador Constitucional del Estado don Ángel Albino Corzo, originario de Chiapa (hoy de Corzo), del Departamento de Chiapa, ordena nuevamente el traslado de los poderes a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, por problemas políticos con el clero de aquella colonial ciudad, por haber puesto en vigor las Leyes de Reforma y la nueva Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1857), y haber promulgado la nueva Constitución Política del Estado de Chiapas (1858), mismas que afectaban los intereses del clero nacional y, en particular, del clero chiapaneco. Por tal motivo, el clero y los conservadores sancristobalenses desconocen a las dos constituciones políticas y a los gobiernos federal y estatal, mismos que no pudieron alcanzar su objetivo”.

Sin embargo, tres años más tarde, el 18 de enero de 1861, don Ángel Albino Corzo regresa nuevamente los Supremos Poderes del Estado a su antiguo asiento. Pero el “1 de febrero de 1864, don José Gabriel Esquinca, gobernador interino del Estado, originario de Tuxtla Gutiérrez, nuevamente ordena el traslado de poderes a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez; en esta ocasión, porque las fuerzas conservadoras, encabezadas por el cura y guerrillero Víctor Antonio Chanona y Juan Ortega, intentaban tomar el gobierno del estado”.

Con la entrada triunfal a la Ciudad de México de don Francisco I. Madero —el 7 de junio de 1911—, los sancristobalenses aprovechan la oportunidad para levantarse en armas y proclamarse partidarios del Plan de San Luis, aunque tenían como objetivo principal la recuperación del asiento de los Poderes del Estado y el exterminio de los cacicazgos políticos de Emilio Rabasa y Víctor Manuel Castillo.

El cronista destaca que “después de varios enfrentamientos, en los que hubo muchas bajas entre muertos y heridos, entre indígenas, peones y hacendados de los Altos de Chiapas y peones agrícolas y hacendados liberales de tierra caliente, intervino la federación y obligó a las partes en conflicto que firmaran la paz. Por tal motivo, el 13 de octubre de 1911 fue firmada el Acta de Acuerdo de Paz entre tuxtlecos y sancristobalenses”.

A 128 años de haberse trasladado los poderes públicos de San Cristóbal de Las Casas a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, la nueva capital del estado ha tenido grandes transformaciones urbanísticas “para estar acorde con la nueva denominación de capital metropolitana, con una población de 600 mil habitantes y cerca de 200 mil vehículos, la segunda ciudad mexicana con más vehículos”.

Por lo que recordar a la ciudad de antaño resulta nostálgico, pero importante para todos en Tuxtla Gutiérrez.