Olvidan fuga de agua en el Ex Marquesado

Érick RíosÉrick Ríos

De acuerdo con los vecinos del barrio del Ex Marquesado, más específicamente los de la zona aledaña a la parroquia de Santa María, fueron al menos 15 días los que duró la fuga en un registro de la red de agua potable de la capital. La tapa a través de la que el líquido se desperdiciaba, se ubica exactamente en el cruce que forman la Calzada Madero y la calle La Luna.

Este problema, expresaron los inconformes, al parecer deriva de las obras correspondientes a la red del Sitibús, ese transporte innovador que va a revolucionar Oaxaca en cuanto entre en circulación y para el que, como si ya urgiera su puesta en marcha, se abrieron kilómetros de pavimento en calles y avenidas. 

Sea cual sea la razón por la que las autoridades ignoraron esta fuga, lo cierto es que hay pruebas de que la demanda se hizo, incluso de manera pública y a través de redes sociales. Fueron varios los vecinos que manifestaron su inconformidad por la gran cantidad de agua limpia que se desperdició durante todo este tiempo, mientras ellos carecían del suministro.

"El agua salía a borbotones"

“Se regaba todo, todo. No es mentira, mire incluso cómo quedó anegada el agua aquí porque también las rejas están todas tapadas. Pero sí, el agua salía y era una cosa exagerada”, comentó la señora Consuelo García sobre la fuga que le queda a escasos 30 metros de su casa y a la que le atribuye el hecho de haberse quedado sin agua. 

“Mire, el agua salía, pero a borbotones, incluso la vecina de acá de la esquina reportó, yo reporté y creo que también la otra vecina, porque era una cosa exagerada”, señaló molesta, debido a que también asegura que en los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO) hicieron caso omiso a la queja.

El enojo por parte de los vecinos se hace mayor y hasta cierto punto de manera comprensible, porque a través de grupos de Whatsapp y de denuncias con la policía, dieron aviso para que se atendiera el problema sin siquiera recibir una respuesta. Incluso señalan que cuando se cumplieron 10 días de la fuga de agua, una cuadrilla de trabajadores acudió a revisar y solo se limitaron a decir que era por una pieza que no tenían, pero que conseguirían para solucionar el tema. 

Fue así que hasta apenas ayer, 15 días después de que el agua comenzara a formar un río en la cuneta de la Calzada Madero que llega hasta donde se encuentra una tienda departamental, que elementos de los SAPAO acudieron para, por fin, arreglar el desperfecto. La señora García, por supuesto, detalla lo cansado que fue el proceso para que los atendieran.

“No le miento, fueron 15 o más días que estuvo esa fuga. Llamé y llamé a SAPAO, ahí lo estuve reportando pero como si nada; el señor que me atendió me dice: ‘ah sí, le tomo la queja, pero de ahí no hemos tenido reporte alguno’, por eso me enojé y le dije ‘cómo no, si yo estoy hable y hable’”, precisó.

También sufren inundaciones

Minutos antes de que NVI Noticias acudiera al lugar, señaló la señora Consuelo, se acababan de ir los trabajadores tras arreglar el problema, sin embargo, en el lugar quedó la prueba de que, efectivamente, el agua estuvo brotando del registro ubicado casi enfrente de la parroquia del Ex Marquesado. 

“Ahorita se acaban de ir, si hubiera llegado hace 15 minutos los alcanza. Pero mire, aquí está el agua limpia anegada, eso que se ve ahí negro es lo último que salió ahorita, pero todo esto que se ve hasta allá hasta la esquina, es agua limpia que se estaba fugando”, señaló la vecina mientras mostraba el sedimento bajo un charco de agua transparente formado en la cuneta de la Calzada Madero y al pie de la banqueta.

Esta situación, más allá de que se resolvió, causa molestia entre los vecinos de la zona, quienes también padecen de inundaciones con las lluvias intensas y las malas condiciones del alcantarillado.

“Ahorita fue la fuga, que no sabemos por qué fue, pero creemos que es por las obras que hicieron hace tiempo para el mentado Sitibús, pero cuando llueve igual, el agua se anega aquí todo esto, porque mire, las coladeras, las rejas están tapadas de tierra y nadie viene a limpiar”, concluyó la declarante.