Caída del tráfico de clientes y desabasto de cerveza golpean a Femsa en segundo trimestre del año

Durante el segundo trimestre del año, los ingresos de Fomento Económico Mexicano (Femsa) alcanzaron una cifra de 114 mil 514 millones de pesos, una disminución de 10. 7 por ciento, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Este resultado se relacionó con afectaciones por la pandemia del covid-19, así como el pago de impuestos al Servicio de Administración Tributaria (SAT) que anunció en el periodo.

“Nuestra provisión de impuestos fue de 5 mil 733 millones de pesos en el trimestre, reflejando el componente principal de un pago extraordinario acordado con la autoridad tributaria de México, como se reportó oportunamente durante el trimestre”, dijo la empresa en su reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

El 29 de mayo, la empresa acordó con la dependencia que dirige Raquel Buenrostro el pago por 8 mil 790 millones de puestos para “finalizar diferencias de interpretación que existían sobre impuestos pagados en el extranjero sin recurrir a instancias judiciales”,dijo entonces.

Resultado de ello, durante el segundo cuarto de 2020 su utilidad neta consolidada tuvo una pérdida de 10 mil 775 millones de pesos, que contempla una menor utilidad de operación; mayor utilidad de operación; y mayores gastos no operativos relacionado con el pago extraordinario de impuestos; el deterioro de activos, incluyendo algunos de Coca-Cola Femsa; el cierre de su cadena de cafeterías Speciality’s Café and Bakery; así como a un impacto negativo relacionado con la participación de la compañía en los resultados de Heineken.

“El segundo trimestre fue extremadamente retador para todas nuestras operaciones, aunque observamos diferencias entre los resultados de nuestras unidades de negocio”, dijo Eduardo Padilla, director general de la empresa. 

Entre abril y junio la división de Proximidad, que contempla la cadena de tiendas de conveniencia Oxxo, tuvo una disminución en sus ingresos de 12.4 por ciento a unidades iguales (es decir, aquellas con más de un año de operación).

Ello fue producto de una caída de 24.1 por ciento en el tráfico de clientes y un desabasto importante de cerveza, ante el paro de actividades que tuvo la industria por no ser declarada una actividad esencial por las autoridades sanitarias.

Esto fue parcialmente compensado por un incremento de 15.4 por ciento en el ticket promedio. En tanto, la división de Salud tuvo un decremento en sus ventas a tiendas comparables de 11.1 por ciento, con tendencias positivas en las operaciones de México; mientras para la división de combustibles sus ventas mismas estaciones disminuyeron 49.3 por ciento, producto de una disminución de 40.6 por ciento en el volumen promedio por una reducción en la movilidad, relacionada con la pandemia.

“Vemos una recuperación todavía incierta, que probablemente tomará un largo tiempo, y creemos que esa incertidumbre seguirá siendo factor importante por un rato.

Sin embargo, esperamos que el entorno evolucione gradualmente, de una crisis impulsada por cierres y falta de movilidad, hacia una impulsada por factores económicos más tradicionales", consideró.   "En cualquier escenario, nosotros continuaremos trabajando arduamente para navegar la situación actual lo mejor posible, y para identificar y capitalizar las oportunidades que puedan surgir, como suele ocurrir en periodos de crisis”, finalizó Padilla.