Diamilette Quiles, rompe barreras a batazos

CIUDAD DE MÉXICO.- Con su talento, Diamilette Quiles marcó un precedente en el beisbol profesional.

Con el número 33 en el dorsal de su franela, Quiles debutó en mayo de 2019 con los Montañeses de Utuando para convertirse en la primera mujer en jugar con un equipo de beisbol varonil de Doble A en Puerto Rico; hoy es una referente del deporte en todo el mundo.

"Prácticamente llevo 20 jugando softbol. Siempre, desde muy chiquita, estuve con mi papá, Domel Quiles y él jugaba softbol. Como quien dice, desde que estaba en la barriga de mi mamá, yo ya iba al parque de pelota", comentó la primera base en entrevista telefónica con CANCHA.

En su paso por la Liga Superior de Beisbol Femenina de beisbol con el equipo de las Lobas de Arecibo, conquistó nueve campeonatos en 10 años.

Diamilette, quien también es capitana de la Selección Femenil de Puerto Rico, ha participado en dos mundiales de la disciplina, llegando en la cuarta posición en Toronto 2015, y aunque la oportunidad de jugar con varones parece haberle caído del cielo, fueron su disciplina y talento los que la llevaron a romper barreras de género en el Rey de los Deportes.

¿Alguna vez imaginaste dedicarte al beisbol profesional?

No, no, siempre me ha gustado jugar porque es una pasión que me divierte, pero de verlo así como algo profesional no lo tenía en mis planes hasta que surgió lo de la primera vez, que fue precisamente el año pasado.

¿Cómo se da el acercamiento con Montañeses?

Realmente no lo tenía en mis planes, simplemente fue que el apoderado (de Montañeses) es vecino mío y fue él quien me hizo la oferta, de que si yo estaba dispuesta a jugar con varones. En ese momento tenía una lesión y les dije que tenía que recuperarme y volver a prepararme para volver a jugar. Me dijeron que si, que ellos me daban el tiempo que fuera necesario.

¿Qué sentiste cuando te contrataron los Montañeses?

Realmente fue interesante porque dicen que la mujer solo puede estar y jugar con mujeres y no con hombres, pero fue impresionante porque se rompen ciertas barreras, además ya estamos en un siglo que es más abierto y me sentí bien contenta y bien alegre por la oportunidad y por ser la primera mujer en la historia de Puerto Rico, es gratificante.

Tu familia, al ser tan beisbolera, ¿cómo tomó la noticia?

Ellos muy contentos y alegres, obviamente preocupados porque iba a jugar en una Liga con hombres. Yo tengo un hermano menor que juega en la misma Liga pero en otro pueblo y para ellos fue bien impresionante porque yo hablé con ellos y me dijeron que si estaba preparada, yo les dije que sí, y en todo momento ellos siempre me han apoyado, desde pequeñita. Ese sueño que fue el año pasado fue muy importante que ellos estuvieran en todo momento.

¿Cuál es tu mayor reto profesional?

Creo que ese día (del debut), el enfrentarme a algo diferente, a una Liga de hombres, porque yo no estaba acostumbrada y yo creo que ese ha sido el mayor reto, pero también una base para cómo enfrentar y ver diferente la vida.

¿Qué tan importante fue tu contratación en un equipo varonil?

Esto le abre las puertas a las mujeres, que les dé la confianza de que ellas tienen la misma capacidad de jugar beisbol, las mujeres tenemos la misma capacidad de jugar cualquier tipo de deporte, y si tiene mucha probabilidad de abrirse a nivel mundial el beisbol.

¿Qué consejo le das a tus compañeras en la Selección Femenil de Puerto Rico?

Una tiene que salir (a jugar) y divertirse en todo momento, una se prepara física y mentalmente y tener la oportunidad de usar el uniforme de Puerto Rico es algo que no gozan todas las personas. Nosotras si podemos representar a nuestro país y eso es único.