Lupita Rodríguez, orgullo de Zaachila

Desde niña dio sus primeros pasos en el atletismo y fue en la etapa juvenil donde comenzó a brillar.

Representó a Oaxaca en Etapa Nacional de Olimpiada y Universiada. Al concluir ese capítulo en pista comenzó a brillar en las carreras de ruta en asfalto, campo traviesa y montaña. Es Guadalupe Rodríguez, quien además ama su profesión de pedagogía.

Lupita, como es conocida por cariño y aprecio de la comunidad deportiva, dio sus primeras zancadas en los eventos interprimarias y en las carreras infantiles de las fiestas patronales de su natal Villa de Zaachila. 

Su primera inspiración en el deporte fue su tía Blanca Estela López, a quien acompañaba a sus maratones y distintas atléticas, y a la cual veía triunfar.

Con ella realizó sus primeros entrenamientos rumbo a su participación en diferentes fases de intersecundarias.

Sin embargo, cuando estudiaba el nivel medio superior, en la Preparatoria 1 de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) empieza formalmente a entrenar al integrarse al club Antares con el experimentado Juan Gabriel López Montaño. 

Así, Guadalupe Rodríguez empezaría a tener una notable participación en su etapa juvenil en la pista, especializándose en las pruebas de 800 y mil 1500 metros lisos.

Consiguió su calificación a Olimpiada Nacional (ON).

Incluso, arañó el podio al finalizar en cuarto lugar de los 800 metros planos, en la ON 2009, en Puebla, quedándose a dos segundos del bronce. También participó en el 2011, en Mérida, Yucatán.

Mientras que en las atléticas de ruta en asfalto imponía dominio en la división juvenil. 

Lupita es sobrina de los hermanos Javier y Miguel Ángel López Pérez, atletas triunfadores de categoría libre. Ellos, además de ser inspiración para Lupita, también le han brindado apoyo y guía a lo largo de su carrera en el atletismo.

Guadalupe Rodríguez representó a Oaxaca en la Universiada Nacional (UN) 2011, donde logró superar la siempre dura aduana de la etapa Regional (prenacional).

NUEVA ETAPA TRIUNFAL

Una vez concluida su etapa en la pista se enfocó de lleno en las carreras de ruta en asfalto, cross country (campo traviesa) y montaña. 

En asfalto en la ciudad, un segundo lugar en su debut en la Atlética de la Universidad Mesoamericana representó una motivación y una “espinita” para buscar el primer lugar en próximas ediciones, lo cual lograría repetidas veces.

Lupita ha conseguido los primeros lugares de la Carrera del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en los últimos cuatro años.

Otras atléticas en las que ha logrado el sitio de honor o subir al podio son las del Día del Padre de MRCI, Maratón de Acreimex, Carrera Sport City; también impuso su ritmo en las ya desaparecidas del IESO y de la propia Mesoamericana, por citar algunas.

También ha representado a Oaxaca en nacionales de campo traviesa de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, en tres ediciones. 

SUS AMORES

Fuera de la actividad atlética, desde el 2014 Lupita ejerce su profesión de pedagogía, ha sido profesora de preescolar y lo será en breva del nivel primaria.

De esta manera, su labor como maestra y el deporte son dos de sus más grandes amores y razones de vida.

Ahora, durante la pandemia por el COVID-19 ha buscado la forma de adaptarse para no perder el ritmo y entrenar como mínimo 45 minutos en la montaña. De manera regular lo hace una hora y media.

El deporte, sin duda, ha sido el impulso de su vida. 

“Es de las mejores cosas que me han pasado. Disfruto mucho correr. Adopté y he superado retos personales. He conocido a muchas personas y hecho bonitas amistades, me ha traído grandes satisfacciones”, relata.

La también ganadora del pasado Medio Maratón Rock and Roll en la prueba de 10 kilómetros, exhorta a los niños y jóvenes a practicar deporte.

“Te deja muchos beneficios, superas problemas de salud y te aleja de adicciones.  Sugiero que si no quieren practicarlo a manera de competencia, sí de forma recreativa, claro, siempre de forma sana y responsable.

“Ello les permitirá fortalecerse en la lucha por sus sueños. Creo que a veces ponemos pretextos pero sé que sí se puede conjugar escuela y deporte”, puntualiza la atleta de 31 años de edad y parte del equipo Jaguares Runners de la Villa de Zaachila.