En la Mixteca, acusan a empresa avícola de disolver nubes

El Frente en Defensa de la Tierra Puebla-Oaxaca denunció que la empresa avícola y porcícola, Grupo Romero, asentado en el Valle de Tehuacán, despliega aeronaves en la Mixteca de ambos estados para disolver las nubes de lluvia y así evitar que disminuya su producción de huevo y carne de cerdo.

El vocero de esa organización, David Cervantes Pacheco, dijo que los pueblos de la Mixteca de Oaxaca y Puebla, así como de la Sierra Negra, de esa entidad vecina, viven en incertidumbre porque la sequía pone en peligro la vida de sus habitantes.

Explicó que desde hace 20 años advirtieron sobre los vuelos de una avioneta del Grupo Romero para fumigar sustancias desconocidas, pero conforme pasó el tiempo son más constantes.

“Este rumor se fue escuchando en pueblos cada vez más alejados al Valle de Tehuacán dejando entrever una íntima relación entre la ruta de estas avionetas y el incremento de granjas avícolas y porcícolas del Grupo Romero en la zona”, asentó.

Expuso que este grupo empresarial despliega aeronaves entre Tehuacán, Puebla y la Villa de Tamazulápam del Progreso, Oaxaca, entre Tehuacán, Puebla y Teotitlán de Flores Magón, Oaxaca, y entre Tehuacán, Puebla y Acatlán de Osorio, Puebla.

Precisó que la avionetas dispersan yoduro de plata, yoduro de plomo y ondas ionizantes, además de cañones antigranizo utilizados por la planta Volkswagen de la ciudad de Puebla o los aguacateros en Michoacán, para disolver nubes a punto de la precipitación en cuestión de 10 minutos.

“En los últimos tres años, el despliegue de esas aeronaves se da todos los días, principalmente en temporada de lluvia, lo que ha disminuido los niveles de precipitación a niveles altamente preocupantes”, asentó.

Detalló que Grupo Romero utiliza esta práctica porque la disminución de la temperatura ocasionada por la lluvia incide en la baja de la producción de huevo.

“Con las lluvias, las gallinas no ponen al mismo ritmo y hasta se enferman”, anotó.

Observó que la lluvia también origina un descenso en la producción de leche de las cerdas para alimentar a sus crías con la misma intensidad.

Ante ello, exigió al gobierno federal y a los gobiernos de Puebla y Oaxaca investigar el caso y el castigo inmediato a los responsables, así como la indemnización a los campesinos y ganaderos por daños a la agricultura, la ganadería y al medio ambiente.