Entre el son y Flor de Piña 

TUXTEPEC, Oax.- La fiesta de la Guelaguetza cada año permite que el baile Flor de Piña sea admirado por visitantes locales y extranjeros, sin embargo también el son está presente en El Pañuelito, que se convirtió en refugio para el son de tal manera que converge el verso y la jarana con el mosaico de colores que reflejan los huipiles de la región.

Aunque este año no se llevó a cabo la máxima fiesta oaxaqueña de forma presencial, cabe destacar momentos importantes durante los últimos años que marcaron un antes y después para colectivos, decimos, actores culturales, que desde sus escenarios han tratando de que el son jarocho recupere su lugar. Manifestaciones culturales.

En el 2012 asociaciones y grupos culturales solicitaron a la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico (STYDE) participar en el lunes del cerro con una actuación especial de jaraneros y promover ambas manifestaciones.

Así se llevó a cabo la presentación en donde una joven portó el huipil y otra la vestimenta del sotavento, mientras que el cronista Felipe Matías Velasco  declamaba la poesía que ha traspasado diferentes países para dar pauta al inicio del baile Flor de Piña, “Buenos días Oaxaca, solo les vengo a decir que acabamos de llegar, medio viaje fue subir y medio viaje bajar”...

Uno de los momentos más importantes para los grupos y actores que buscan la coexistencia del son y el baile. Cada año jaraneros, versadores y repentistas  de la región se presentan en El pañuelito, de tal forma que muestran la diversidad cultural.

Impulsan el son en la Cuenca  En la región existen varios grupos de jaraneros que promueven el son, algunos con los años se han alejado un poco de los escenarios, sin embargo jóvenes que aprendieron y siguieron los pasos de Don Elías Meléndez, ahora buscan impulsar nuevamente el son entre las nuevas generaciones.

Tal es el caso de Alebrijes que el próximo año presentará un nuevo disco, que incluye 11 sones que formar parte del repertorio tradicional de la Cuenca del Papaloapan, sones bonitos que aprendieron de maestros como Elías Meléndez,  desde “Los chiles verdes” o “La habanera”.

Entre los grupos que promueven el son destacan Butaquito, Soneros del Papaloapan, Grupo Aguacero, Alma Costeña, Alebrijes, entre otros grupos de Loma Bonita y Tuxtepec, así como los versadores Samuel Aguilera y Luis Antonio Rodríguez. 

Cabe resaltar en una entrevista anterior realizada por Noticias, el decimero Samuel Aguilera mencionó que no pretenden que el baile no se presente más en la Guelaguetza, pero sí que se habrá el espacio al son, que es la raíz  cultural de la región por la cercanía con el estado de Veracruz. 

Diosas Centéotl, el son y la afrodescendencia  En la última década, la Cuenca del Papaloapan tuvo dos representantes como Diosa Centéotl, que mostraron parte de la diversidad y cultura del estado,  la repentista Evelin Acosta López en el 2012 y la afrodescendiente  Lilia López Hernández en el 2019.