Pedro Velázquez Cervantes, un entusiasta al extremo

Ha sido un entusiasta al extremo…

En la primera atlética cross country (campo traviesa) que organizó Pedro Velázquez Cervantes en Matadamas Etla en el 2008, los corredores “se perdieron” en la ruta luego de que las marcas de cal con la que ésta había sido marcada se borraron por la lluvia de una noche anterior; sin embargo, con ajustes a partir de la segunda edición se convirtió en una de las favoritas de los atletas.

Incluso, Noticias Voz e Imagen de Oaxaca la denominó “Única en su Género”, un slogan que adoptó el evento. Y es que, en ese entonces no existían las múltiples carreras de montaña como en la actualidad.

De esta manera, la ruta trazada por Pedro Velázquez, que conjuga montaña, cross country y asfalto entre las demarcaciones de Matadamas, Santiaguito y Guadalupe Etla era una de las únicas en la ciudad que ofrecía un recorrido tan desafiante; además, con la peculiaridad de cruzar el río bajo considerable corriente.

Pero su creador de este recorrido tiene también una singular historia como atleta. 

LA CÚSPIDE

El nativo de Matadamas tuvo la cúspide de su carrera atlética siendo empleado de puerto de tráfico (atención al público) de Aeroméxico, trabajo que logró gracias a su habilidad con el idioma inglés.

Velázquez Cervantes corrió en la primera edición del Maratón Internacional de la Ciudad de México en 1983.

Como empleado de Aeroméxico, combinaba su trabajo con el atletismo. Entre sus competencias, estaban los selectivos anuales para representar a México en los eventos internacionales de la World Airline Road Race (WARR), que se celebraban en diferentes países y él generalmente siempre calificaba. 

Por ello, participó en competencias de 5 y 10 kilómetros en Atlanta, Georgia en 1986.  Sydney, Autralia; Texas y San Francisco, Estados Unidos fueron otros puntos del mundo en los que tuvo la oportunidad de competir en carreras de asfalto y a campo traviesa.

También asistió al Maratón de Madrid en ese mismo año.

Dentro de su historial, mencionó en entrevista, están también los maratones de Houston, Nueva York y Los Ángeles.

Para Pedro Velázquez, el atletismo le ha dado todo.

“El deporte ha sido algo fabuloso en mi vida porque me ha dado la oportunidad de desarrollarme como atleta y de conocer otros países, otras culturas, y definitivamente, representa una mejor calidad de vida”, asevera. 

EL RETORNO A OAXACA

Pedro Velázquez retornó a su natal Oaxaca hace 20 años, y con el propósito de contribuir en la promoción del atletismo, decide organizar una carrera atlética en Matadamas, Etla para  compartir estos senderos con la comunidad atlética.

Y es cuando surge la Cross Country Santa Martha de Bárcenas a finales de la década anterior con el apoyo de José Gómez.

Velázquez Cervantes también ha recibido el apoyo por parte de los patrocinadores Eleazar Cano y Manuel Covarrubias para realizar eventos atléticos.

“Cuando venía a Oaxaca de vacaciones no podía dejar de entrenar y me iba por el lado de las montañas a Matadamas, Etla, que es mi pueblo. Y vi rutas muy hermosas, veredas impresionantes y pensaba que era fenomenal para brindarle a los corredores oaxaqueños una competencia a campo traviesa.

“Y decidí compartirla cuando regresé a radicar a Oaxaca porque siempre digo que para los corredores el atletismo es como una religión y las pistas y rutas son nuestros templos”, asesta el hoy organizador de eventos atléticos, de 67 años de edad. 

Su conexión con el deporte

A los 10 años de edad por situaciones laborales de su padre, Pedro Velázquez debió cambiar su residencia a la ciudad de México.

Su primer contacto con el deporte fue en la capital del país, donde en un principio practicó futbol, voleibol, basquetbol y hasta natación.

Pero la conexión con la actividad deportiva se fundó en la secundaria, cuando ingresó al equipo de gimnasia artística en la escuela número 85 de la CDMX, donde por cierto sus entrenadores fueron Rodolfo Robles y Adriana García, quienes actualmente son conocidos en Oaxaca por su trabajo dentro de la natación.

Cuando cursaba una Licenciatura en Turismo en el Instituto Politécnico Nacional(IPN) empezó su contacto con el atletismo a través de la invitación de algunos amigos. Y en su primera carrera, que fue de 12 kilómetros con circuito Zócalo-Chapultepec, recuerda que, incluso, terminó con temperatura.

Pero así comenzaba su camino en este apasionante mundo del atletismo.

Pedro, padre dos hijas: Jessica y Fabiola Velázquez García y nacido un 12 de noviembre de 1953, suma al momento 11 ediciones de la “Única en su Género”.