Vive dinastía de los Mastines en la Arena San Francisco

Mastín Tercero es otra de las estrellas de la Arena San Francisco.

Es precisamente en la entrada de lo que fue el coloso de Bustamante, en el que el gladiador revive los recuerdo de una época en la que cada fin de semana se reunían las familias oaxaqueñas a disfrutar de cada uno de los encuentros programados, en el que siempre había un ganador, el público que asistía a ver como cada uno de los luchadores se entregaban en cuerpo y alma, para convertirse a través de los constantes, recios y duros entrenamientos, en leyendas que aún perduran.

“La tradicional arena San Francisco abrió sus puertas al gimnasio del Mastín en lo que fue una guerra de gimnasios, donde teníamos la oportunidad de demostrar porque éramos el mejor gimnasio ahí por el año 1984-1985, dándole la oportunidad a todos los muchachos que ahí entrenábamos por manos excelentes maestros como El Mastín (qepd), Monarca, Robinson, Bestia Rubia, Llorona Jjunior, Indio Comanche y varios más que observaban y corregían a todos los aspirantes a forjar su propia leyenda”, comentó el gladiador. 

Entre esos noveles luchadores se encontraban: Gran Hamadita, Flechador del Sol, los Pumas Rojos, Triángulo de la Muerte, Centellas, Llorona Junior, Misterio Negro y muchos más que se preparaban con entrenamientos recios, duros, en la que cada ejecución debía salir exacta, sin titubeos, en un gimnasio en la que no existía la palabra miedo. 

En ese lugar cada noche de entrenamiento los jóvenes se preparaban para ganar cualquier batalla a base de sangre, sudor y lágrimas. 

Recordó, “es así como empieza esta historia, llena de logros y derrotas en la catedral de la lucha libre, la arena San Francisco, empezando a ser rivalidad con los Misioneros de la Muerte de Oaxaca, Pepe, Rigo, Ray, donde posteriormente sale este último y se integra Tony Cisneros”.

En esa época se disfrutaba de las batallas sangrientas entre los Mastines y los Misioneros de la Muerte; posteriormente vienen los logros en un torneo de novatos del año, el cual logra Mastín Tercero; después el campeonato welter que se encontraba vacante y que logra a base de entrega y sacrificio al derrotar  a Jungla Tercero.

Enseguida, junto con Mastín segundo logran el campeonato de parejas ante los Volcánicos Primero y Segundo. 

Años después fallece Mastín Segundo (Flechador del Sol), “la nostalgia me consumé y me retiro un año de la lucha a la cual regresé a petición y con la ayuda del Wayuca (qepd), gracias a él vuelvo a integrarme para hacer una fuerte rivalidad con el Conde Salazar, quien desaparece por un tiempo y regresa tapado como Black Ninja”.

De nueva cuenta empezó la rivalidad entre ambos hasta que llegó la hora de apostar las incógnitas, la cual se desarrolla en una sangrienta y dura batalla realizada en el auditorio Ricardo Flores Magón, donde la técnica de este gladiador quedó demostrada.

“A la fecha sigo dentro de este hermoso deporte del cual no puede apartarte tan fácil, porque esto se vuelve una religión, una droga que no puedes dejar, aquí seguimos, ahora apoyando a los jóvenes que les gusta este deporte, transmitiéndoles la experiencia y la mejor preparación, para hacerlos dignos luchadores, guardando siempre con respeto y honor un legado de más de 35 años hasta el final de mi existencia, siendo el último de la Dinastía Mastín”, concluyó.