Las acusaciones que aguardan a Lozoya: Odebrecht, AHMSA, lavado…

Después de 154 días de haber sido detenido en Málaga, España, Emilio Lozoya Austin, ex director general de la empresa ícono de la soberanía nacional, Petróleos Mexicanos (Pemex), inicia su regreso a México para enfrentar acusaciones de lavado de dinero, cohecho y fraude.

El ex director de Pemex (2012-2016) cuenta con dos órdenes de aprehensión en su contra por presuntas operaciones de lavado de dinero derivadas de los aparentes sobornos recibidos de la constructora brasileña Oderbrecht y de Altos Hornos de México (AHMSA).

El ahora ex funcionario, quien ha sido inhabilitado por 10 años por la Secretaría de la Función Pública, es acusado de haber recibido hasta 12.9 millones de dólares por parte de la empresa brasileña Oderbrecht y de AHMSA.

En el caso de Oderbrecht se le acusa a Lozoya Austin de haber recibido al menos 9.15 millones de dólares en supuestos sobornos a cambio de favorecerla a través de la asignación de contratos.

Con estos recursos Emilio Lozoya presuntamente adquirió, a través de su esposa Marielle Heckes, una residencia en Ixtapa, Guerrero, con un valor de alrededor de 1.9 millones de dólares.

La otra orden de aprehensión es por una acusación de haber recibido sobornos superiores a 3.4 millones de dólares de AHMSA para favorecerla en el futuro con contratos del sector fertilizantes, según se deriva de una denuncia presentada por Pemex en marzo de 2019 y de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en mayo de ese año.

Pemex justificó la compra en ese momento diciendo que serviría para reactivar su negocio de fertilizantes.

Se atribuye que Lozoya Austin promovió en 2013 ante el Consejo de Administración de Pemex la compra de la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados a AHMSA a un sobreprecio cercano a 500 millones de dólares, pese a que la planta estaba valuada entre 50 y 240 millones de dólares.

Adicionalmente, el 29 de enero de 2020 el actual director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, acusó que la petrolera adquirió acciones del astillero gallego 'Hijos de J. Barrera', aunque en el momento iba a declararse en quiebra. La ruinosa compra fue aprobada por Lozoya Austin.

Emilio Lozoya Austin es hijo de Emilio Lozoya Thalmann, ex secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y nieto de Jesús Lozoya Solís, ex gobernador de Chihuhua.

El salto de Emilio Lozoya a la escena pública se remonta al periodo enero-mayo de 2012 cuando trabajó en la campaña electoral de Enrique Peña Nieto como coordinador de vinculación internacional, cargo que le permite conocer a Luis Alberto Meneses, director general de Oderbrecht en México, compañía que presuntamente le pagó sobornos a cambio de contratos.

Posteriormente, en julio de 2012 se integra al equipo de transición del gobierno de Enrique Peña. Para noviembre compra una casa valuada en unos 38 millones de pesos.

En diciembre de 2012 es nombrado director general de Petróleos Mexicanos (Pemex). En ese año aparentemenre recibe de Oderbrecht seis millones de dólares, de acuerdo con testimonios de Luiz Antonio Mameri, presidente ejecutivo de Oderbrecht para Amércia Latina y Angola, de acuerdo con testimonios a la justicia brasileña.

En julio de 2013, el Consejo de Administración de Pemex a través de su filial PMI, autoriza la compra de la planta Agro Nitrogenados a AHMSA cuando la insgtalación industrial tenía 14 años sin operar. En diciembre se concreta la adquisición de la planta.

En ese mismo mes un directivo de AHMSA aparentemente adquiere a nombre de la esposa de Emilio Lozoya, Marielle Helene Eckes, una residencia en Ixtapa, Guerrero, valuada en 1.9 millones de dólares.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades, entre febrero y marzo de 2014 AHMSA deposita 3.7 millones de dólares a la cuenta de una empresa fachada utilizada por Oberdrecht para el pago de sobornos.

En febrero de 2016 Lozoya Austin renuncia a la dirección de Pemex y en abril es relacionado con la publicación de los Panama Papers, que dan a conocer los mecanismos utilizados por políticos, empresarios, artistas y otros, para evadir impuestos en sus países de origen en destinos conocidos como paraísos fiscales con operaciones offshores.