Descartan ampliar área COVID en el Hospital del ISSSTE de Tuxtepec

Nadia Altamirano Nadia Altamirano

La suspensión del servicio en el Hospital General de San Juan Bautista Tuxtepec y el cambio en Oaxaca del semáforo epidémico de rojo a naranja hizo que la Clínica Hospital del ISSSTE experimente una saturación, pero el delegado en Oaxaca, Eduardo Arredondo Carrasco, descartó una ampliación.

La saturación llegó a un nivel crítico, por lo que el personal colocó una lona en el exterior donde se indica a derechohabientes y público en general que excedieron su capacidad para atender a pacientes COVID-19 "y no tenemos más camas disponibles".

La salida fue referir pacientes al vecino estado de Veracruz o al propio Hospital Regional Presidente Juárez en la ciudad de Oaxaca, con lo que ayer lograron disminuir a 3 el número de pacientes que la semana llegó a 9, cuando sólo se dispone con 8 camas COVID-19.

Esta Clínica Hospital tiene capacidad de 10 camas censables, pero sólo dos se utilizan para otros padecimientos que no sean respiratorios.

“El 8 y 9 de julio, con el cierre del Hospital de los Servicios de Salud, llegamos a tener hasta 9 pacientes COVID hospitalizados y en la sala de espera otros 10”, además de que por día, en promedio se otorgan 14 atenciones a personas que tienen sintomatología sospechosa de esta enfermedad respiratoria que en Tuxtepec ocasionó la defunción de 130 personas.

Después de Oaxaca de Juárez que acumulaba 2 mil 62 casos de COVID-19, incluyendo 159 defunciones, Tuxtepec es el segundo municipio con la incidencia más alta, ya que desde el 14 de abril a ayer acumula 926 casos, entre los que se incluyen 132 defunciones.

De las 20 defunciones reportadas el martes por los SSO, 35% corresponden a personas (seis hombres y una mujer) residentes de ese municipio con sede en la región de la Cuenca, las cuales ocurrieron en tres días, entre 11 y 13 de julio, pero ninguna en la Clínica Hospital del ISSSTE.

De las 12 defunciones en pacientes COVID-19 que se notificaron ayer, dos corresponden a San Juan Bautista Tuxtepec, ocurridas en el hospital que ahí tiene el IMSS en dos hombres que perdieron la vida, el 10 y el 12 de julio pasado.

El delegado Arredondo descartó que ante el incremento de demanda de una cama para pacientes críticos con COVID-19 consideren ampliar la capacidad instalada, aunque advierte que los problemas de saturación hospitalaria se volverán a presentar por la movilidad de las personas.