Llama obispo a ayudar a damnificados por el sismo de 7.4 grados

El obispo de la Diócesis de Puerto Escondido, Florencio Armando Colín Cruz, convocó a los católicos de esa jurisdicción eclesial a sumarse en la caridad y en la solidaridad en favor de sus hermanos, que están en desgracia por el terremoto de 7.4 grados, sucedido el 23 de junio pasado.

En una circular, el religioso expuso que el ejercicio de la caridad y la ayuda a los necesitados, en comunión fraterna, es una parte esencial de la Iglesia.  

Expuso que resulta importante visualizar los lugares donde el sismo afectó más, especialmente las casas destruidas, los lugares inhabitables y la necesidad de albergue, alimentos y medicinas, etcétera.

“Te invito a que seas parte de esta ayuda colaborando con víveres, ropa, artículos de limpieza y donativos. Hoy más que nunca debemos de unir fuerzas y ayudar a nuestros hermanos”, asentó.

Para esto, explicó que se han abierto centros de acopio con el propósito de facilitar la recolección de artículos para ayudar a los hermanos en desgracia en cada una de las parroquias.

Además, pidió a los presbíteros coordinar la entrega de la ayuda con el responsable de la Pastoral Social de la Diócesis, Joaquín Rojas Cantú.

De la misma manera, convocó a los sacerdotes continuar sin desmayar la tarea de atender, animar y cuidar al pueblo, con celo pastoral y compromiso social, para hacer presente el Evangelio vivo de Jesús, con su testimonio y mensajes en redes sociales,

“A la luz de la fe, caridad y amor, hay que atender las situaciones de desastres en las comunidades”, asentó.

Cruz Colín también rogó a Dios y a Nuestra Señora de la Soledad, la patrona de los Diócesis de Puerto Escondido, que acompañen esta misión encomendada para la pronta recuperación de las familias afectadas.

Desde los primeros días de este mes, el obispo Florencio Armando Colín Cruz inició un recorrido por las parroquias afectadas, para aligerar la tragedia que han vivido los damnificados.