Canícula condicionará acumulado de lluvias en Chiapas

STAFFSTAFF

Será hasta finales de agosto, dijo, cuando el Servicio Meteorológico Nacional haga un balance general.

Los fenómenos hidrometeorológicos que se presenten durante el periodo de la sequía intraestival o canícula  tienen mayor probabilidades de  formarse más hacia el Sur de Oaxaca y Guerrero, destacó el meteorólogo del Organismo de Cuenca Frontera Sur, Óscar Rascón.

Ello indica que este tipo de fenómenos tendrían menos  probabilidades de impactar en territorio Chiapaneco, pero sus efectos si podría alcanzarlos de manera indirecta, señaló el experto.

“Aunque es común que durante este periodo la actividad de ciclones tropicales también disminuyen considerablemente tanto el Océano Pacífico como en el Golfo de México” indicó Oscar Rascón.

Durante el periodo de la canícula, señaló, es normal que la Zona de Convergencia Intertropical se retira más hacia el sur del estado de Chiapas, por lo que las amplias bandas nubosas que la caracterizan  no alcanzan a la entidad.

Será hasta finales de agosto, dijo, cuando el Servicio Meteorológico Nacional haga un balance general del impacto que tuvo dicho fenómeno, pues con anticipación no se puede deducir que tan intenso puede ser.

“La disminución de nubosidad y precipitación genera altas temperaturas y estas suelen ser similares a las que ocurren durante los meses de abril y mayo  por la posición del sol con respecto a la superficie terrestre” en el estado de Chiapas”

Respecto a los pronósticos de lluvias para el mes de julio, de acuerdo a los acumulados, se espera que cierre ligeramente por debajo de la media histórica, lo mismo  sería para el mes de agosto aunque con un poco más de recuperación  en las precipitaciones

"Es decir que en este año 2020 se pronostica que  el periodo canicular ocurra durante  el mes de julio y finalice en los primeros  días de agosto y la intensidad podría ser de ligero a moderado, con algunos puntos por debajo de la normalidad" señaló.

Añadió que para el mes de agosto se podría retomar  las condiciones normales de precipitaciones, tal como  se tenía  previsto desde el inicio de la temporada.