Sin Guelaguetza, sufrirán artesanos por nulas ventas

La Guelaguetza, máxima fiesta de los oaxaqueños, representa más que celebración, alegría y color. Es, para muchos, una oportunidad de generar ingresos ‘extras’, de obtener ganancias que solo una vez al año se pueden registrar y para otros tantos es la posibilidad de realizar una inversión redituable desde cualquier punto.

La derrama económica que genera la gran fiesta anual en el estado no tiene precedentes, pues el turismo se convierte en el principal inyector de recursos que se quedan en el comercio local, en las micro y pequeñas empresas y todas aquellas personas que ven la oportunidad para vender algún producto, alimento o artesanía.

Sin embargo, a causa de la pandemia por el brote y propagación del coronavirus (COVID-19), el panorama para todos aquellos ‘beneficiados’ por la Guelaguetza hoy en día es distinto. La fiesta, como tal, quedó cancelada en apego a la medida sanitaria de no llevar a cabo congregaciones masivas de gente.

Este año no habrá ganancias

Es así que todos los eventos turísticos, gastronómicos y culturales que se realizan en torno a los dos Lunes del Cerro no se llevarán a cabo. Esto deriva en que aquellos que venían participando en años anteriores en la vendimia típica y tradicional, este año no lo harán, por lo que si bien no registrarán pérdidas, tampoco ingresarán esas ganancias que, por supuesto, no hacen mal.

“Ponle que no se pierde nada, está bien, ni modo, pero pues lo que a lo mejor hubiéramos ganado si se hiciera (la Guelaguetza), eso nadie nos lo va a dar; ahora tenemos que ver cómo le hacemos para sacarlo o ya deja de eso, cómo le hacemos para reponernos de esto del coronavirus”, comenta la señora Clara, artesana textil.

Y es que el año pasado, la Guelaguetza se vivió como nunca antes, pues además de celebrarse en la capital del estado, el municipio de Santa Lucía del Camino también colaboró para que el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO) se convirtiera en un foro de expoventa de artesanías, ropa típica y alimentos.

Los principales beneficiados fueron vecinos del municipio conurbado y, claro, artesanos y productores de las distintas regiones del estado, quienes encontraron una vitrina incomparable para mostrar sus productos y comercializarlos con alguno de los asistentes. Este año, nada de eso será posible.

Seguir trabajando y esperar

“Pues ya ves cómo está la situación, no se puede ahorita juntar mucha gente o hacer eventos con mucha gente, entonces pues no van a venir tantos turistas como hace dos años o como el año pasado que hasta en donde estaba el estadio hubo comida y venta de ropa y todo. La verdad, sí nos afectó (el coronavirus)”, añadió la artesana.

Por otra parte, quienes también se quedarán con las ganas de mostrar su trabajo son alfareros de lugares como Santa María Atzompa o San Bartolo Coyotepec. La oportunidad de vender alguna pieza de barro incluso a turistas extranjeros este año no existe, por lo que solo queda seguir trabajando y esperar.

“Se puso feo el asunto, con esto del coronavirus ni ventas, ni turistas, ni trabajo… nada. Ahora, ni fiesta, ni Guelaguetza, nada. De cada año nosotros aquí en el taller, pues le invertimos más a la producción y a la elaboración porque la gente que llega a la Guelaguetza pues también se da sus vueltas para acá o nosotros mismos vamos al centro; pero ahorita mira, está todo parado, está muerto”, señaló Raymundo, alfarero de segunda generación en Santa María Atzompa.

 

Los otros afectados

Además de los artesanos, quienes también se quedarán sin la oportunidad de generar ingresos, son algunos vecinos de las colonias aledañas a los principales centros de concentración de visitantes, como el auditorio Guelaguetza y el propio CCCO. De manera indirecta, la máxima fiesta también los beneficiaba.

“Aquí, el año pasado saqué mi puesto de micheladas, otro vecino vendió carnitas, que la vecina se puso a vender garnachas… entonces fue todo un tianguis aquí, la verdad, obviamente con permisos del municipio y claro, fue una inversión que se hizo, nos fue bien gracias a Dios y mira, este año pues simplemente no se va a poder y ni modo”, detalló José Luis, vecino de Santa Lucía del Camino, que el año pasado formó parte de los comerciantes que se instalaron alrededor del CCCO.

Cabe señalar que en días recientes se informó que la Guelaguetza será virtual, por lo que en ninguno de los recintos en donde en años pasados hubo fiesta, se podrá llevar a cabo algún tipo de vendimia.