Animales del Zoomat siguen su rutina diaria

Daniela Grajales Daniela Grajales

Generalmente de manera permanente están recibiendo ejemplares.

Durante la pandemia de Coronavirus el zoológico se mantiene cerrado al público, pero sus residentes mantienen sus rutinas habituales, Joe Miceli Hernández, coordinador estatal para el mejoramiento del Zoomat, compartió que en la contingencia sanitaria no hay grandes variaciones en el comportamiento de los animales que se encuentran en el Zoológico Miguel Álvarez del Toro, dijo que algunos se han reproducido conforme a sus tiempos y solamente dos ejemplares de especies de aves y de reptiles hay llegado como nuevos para el cuidado y preservación.

Miceli Hernández aseguró que durante la pandemia y el confinamiento de los humanos, solamente se han recibido dos ejemplares de especies. Un tucán, que estaba en una plaza comercial y escapó, y un caimán que escapó de una UMA donde estaba.

Agregó que los animales que están en cautiverio y exhibición no pueden tener un comportamiento más silvestre por el hecho que no está llegando visitas, porque de alguna manera siguen teniendo la presencia del personal que les brinda atención, alimentación y mantenimiento a las instalaciones.

Inclusive, siguen expuestos a las enfermedades comunes que padecen normalmente, sobre todo cuando empiezan las lluvias y temporadas de calor; parásitos externos. Lo único que ahora no corren riesgo de comer algo que los visitantes les avientan en el afán de alimentarlos.

En tanto, la reproducción que se registra es algo normal en la época. Lo extraordinario ahora es que desde hace algunos años no se reproducen los jabalíes y pecaríes de labios blancos, lo cual se dio porque se integró un grupo grande y porque alcanzaron la edad para reproducirse. Por eso se volvió a tener reproducción de esta especie de animal, pero no se debe porque no haya visitas.

Asimismo, anotó que desde hace muchos años no se ha tenido la reproducción del Quetzal en cautiverio, debido a que el macho murió, y la integración de pareja es un proceso complejo, lleva tiempo para poder lograrse. Ahora se está realizando el trabajo correspondiente, por lo que se espera que el próximo año se vuelva a tener Quetzales polluelos.

El jaguar no se reproduce en el zoológico porque no se lo permiten, ya que de inmediato se haría un grupo y empezarían a tener problemas entre ellos, porque se agreden. Además, no hay espacios, de ahí es fácil que se reproduzcan.

Generalmente de manera permanente están recibiendo ejemplares, algunos accidentados y otros porque las personas las compran como mascotas cuando no son domésticos. Pero en estos momentos por la reducción del personal solamente se están recibiendo especies de alta valía por estar en peligro de extinción.