Moreno Migoni adoctrina a los oaxaqueños la disciplina de tiro con arco

Aunque sus inicios en la docencia fueron como auxiliar de boxeo en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), durante casi cuatro décadas el profesor Marco Antonio Moreno Migoni ha estado ligado al atletismo, futbol y la preparación física, pero una invitación a través de una llamada telefónica, lo llevó a tomar el arco y la flecha para incursionar en una nueva disciplina para él.

Después de egresar como profesor de Educación Física y Deporte de la Escuela Militar de Educación Física y Deportes de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea, el entrenador originario del barrio de la Merced de la ciudad de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, fue comisionado al Instituto Nacional del Deporte (Inde).

INCURSIONA EN LA ARQUERÍA

El profesor Marco Antonio Moreno Migoní se encontraba en la ciudad de Puebla a donde viajó para presenciar un partido del equipo de futbol profesional Ángeles de Puebla de la Tercera División, en el que jugó su menor hijo, Sebastián Moreno Herrera, cuando recibió una llamada telefónica del presidente del Arcus Archery Club, Javier Alonso Muro, quien lo invitó a trabajar en un proyecto de una escuela de tiro con arco.

Los entrenadores de futbol Gerardo Lares y José Carreño, quienes habían sido sus alumnos, le comentaron que Moreno Migoni podía sumarse como instructor de ese deporte, porque contaba con una formación como profesor de Educación Física y Deportes, en la que había recibido instrucción en varias disciplinas olímpicas.

“Me considero una persona hiperactiva, por lo que por supuesto que acepté, porque no sólo era una nueva área de trabajo, sino al mismo tiempo la oportunidad de capacitarme en otro deporte, para posteriormente ejercer mi trabajo docente”, indicó Marco Antonio Moreno Migoni.

Recordó que en ese momento el deporte del tiro con arco había tomado auge por la película de ficción, drama y acción, Los Juegos del Hambre, lo que inspiró a muchos niños y jóvenes a practicar esa disciplina de precisión.

Ya de regreso en Oaxaca, el profesor platicó con algunos socios del club Arcus, entre los que estaban Javier Alonso y Sonia Edith Martínez, quienes lo invitaron a laborar y capacitarse con ellos, que para finales del 2013 y principios del 2014, utilizaban como campo de tiro las instalaciones del Club Español, en la colonia Reforma de la ciudad de Oaxaca de Juárez. Un campo muy chico, en el que sólo podían tirar en distancias máximas de 25 y 30 metros.

Pero al poco tiempo de capacitarse, practicar e iniciarse en la enseñanza del tiro con arco, una lesión en las vértebras lumbares de la columna, lo obligó a retirarse del actividad física para poder ser operado.

 

VISITA DE LUJO

Después de la convalecencia y rehabilitación, el profesor Migoni regresó a la arquería en el año 2016, pero para ese entonces, Club Arcus Archery ya había cambiado sus instalaciones a un campo de tiro más amplio en Tlalixtac de Cabrera, con cupo para 20 dianas y zonas de tiro desde los 30 a los 90 metros.

Y después de una visita a Oaxaca del entonces presidente de la Federación Mexicana de Tiro con Arco, Ignacio de la Parra del Valle, y del entrenador de esa disciplina en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gabrel Vera Franco, sugirieron creación de un equipo de tiro con arco para deportistas sobre silla de ruedas.

Por lo que el quehacer docente del profesor Marco Antonio Moreno Migoni tuvo una mayor dedicación en las personas con discapacidad.

De ese grupo, surgieron destacados deportistas oaxaqueños sobre silla de ruedas, como Brisia Hernández, Eder Ayala, Manuel Sebastián Vásquez y Rebeca Martínez, entre otros.

Ellos comenzaron a tirar con arco recurvo a 10 metros, pero “al final yo aprendí de ellos”, reconoció.

Con ese grupo de arqueros sobre silla de ruedas se realizaron exhibiciones  en el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT), así como en las instalaciones del Arcus Archery Club de Tlalixtac de Cabrera, y en las nuevas y más modernas de Santa María El Tule.

 

PROYECTO EN EL TIRO CON ARCO 

El profesor Moreno Migoni, quien no ha dejado de capacitarse como entrenador y juez de la arquería, comentó que la disciplina de tiro con arco le ha servido como terapia para relajarse durante esta pandemia del COVID-19, en la que ha salido al patio de su casa a tirar con un arco tradicional a una distancia de 10 metros.

“La situación por la que pasa el país y el estado es complicada por la contingencia sanitaria, que ha impedido que se pueda realizar la actividad deportiva de manera ordinaria, pegando fuertemente en el mantenimiento económico del campo de tiro del Arcus Archery Club”, mencionó Moreno Migoni.

Y aunque se encuentra preparado para emprender de nuevo en el proyecto en el deporte de tiro con arco, el profesor Marco Antonio Moreno Migoni sabe que por el momento tiene que ser paciente antes de volver a tomar el arco y la flecha.

Informó que a pesar del panorama complicado, él mantiene vigente la propuesta del presidente de Arcus Archery Club, Javier Alonso Muro, para retornar el proyecto enseñanza del tiro con arco para niños, jóvenes y adultos.

Además de existir un proyecto, aún por concretarse, para introducir la práctica del tiro con arco en la UABJO, a través del titular de la Dirección de Cultura Física y Deporte de esa institución de educación superior, Gerardo Meléndez Matías.