Sin juicios, ni amparos, celebran Día del Abogado

Con audiencias a virtuales y de urgencia, así se celebró el día del abogado que desde el 12 de agosto de 1960 se celebra por decreto del entonces Presidente, Adolfo López Mateos para reconocer a los especialistas del derecho en el país.

El abogado Jesús Matías Hernández, miembro del Colegio de Amparo “Dr. Ignacio Burgoa Orihuela” A.C., agregó que la fecha se determinó,  ya que fue un 12 de julio pero de 1553 en que se impartió la primera cátedra de jurisprudencia, en la nueva España y se dictaron las primeras ordenanzas de buen gobierno.

¿Qué importancia tiene el ejercicio de la abogacía en la actualidad?

La función social del abogado, siempre ha sido muy importante en cualquier sociedad que se precie de ser civilizada. En la historia de la humanidad han existido abogados muy brillantes y los gobernantes que destacaron en su ejercicio gubernamental, siempre estuvieron asistidos de abogados, porque un buen abogado no solamente conoce la ciencia jurídica, sino también otras materias, como la política, la economía..

¿Es lo mismo un licenciado en derecho que un abogado?

No, y esto es muy importante distinguir, un abogado siempre deberá de ser un licenciado en Derecho, pero no siempre un licenciado en derecho será abogado. Ésta actividad o inclusive oficio, como lo considera el destacado procesalista Uruguayo Eduardo J. Couture, se comienza a aprender al término de la licenciatura y nunca termina su estudio, máxime en éstos tiempos que estamos viviendo profundas reformas a la Constitución y a las leyes ordinarias.

Tampoco la abogacía exige que se tengan grados académicos, como alguna maestría o doctorado, ya que para su ejercicio, se exige que el abogado cuente cuanto menos con título de licenciatura o cédula profesional para su ejercicio.

El profesionista precisó que la mejor universidad para aprender a ser abogado es el ejercicio profesional y se puede empezar a estudiar la abogacía desde el inicio del estudio de la licenciatura en derecho y externó que las universidades que imparten la carrera de derecho, tienen graves fallas, porque durante la licenciatura las materias,  son impartidas por personas que no son abogados, nunca han pisado un tribunal, menos han estado en una audiencia defendiendo una causa jurídica, no tienen experiencia en la abogacía, entonces nunca podrán formar buenos abogados. 

¿En ésta situación grave de la pandemia del COVID-19 como es la situación en materia de justicia en nuestra entidad federativa?

Muy mal, porque a nivel federal como local se ordenó suspender la impartición de justicia, cerrando juzgados por órganos que no tienen competencia.  Ya llevamos más de 3 meses, sin jueces, ni juzgados y peor aún, sin juicio de amparo.

Y es que esto fue propiciado, por quien debería de haber decretado la suspensión de derechos humanos, desde el principio de ésta pandemia, pero no lo hizo: el Presidente de la República, en términos del artículo 29 constitucional.

Precisó que por pandemia se cometen abusos de poder en las autoridades municipales, al afectar los derechos municipios, al decretar toques de queda, razzias, filtros de seguridad que impiden el libre tránsito consagrado en la constitución.

“No se trata de estar en contra del derecho a la salud, que inclusive, es de rango constitucional, sino evitar el desorden y abuso de poder que hemos estado viendo y que  propició el hecho de que no haya habido,  un decreto de suspensión de los derechos humanos y una reglamentación a través del dictado de leyes de emergencia y facultades extraordinarias para legislar”, abundó.

El letrado señaló que a la fecha,  también no hay juicio de amparo, y la calificación de que si un acto reclamado es grave  o de urgencia, queda al entero arbitrio del empleado judicial que revisa la demanda de amparo, y si no la acepta, te la devuelve sin poder recurrir esa negativa. Y para las demandas que son admitidas el quejoso queda en completo estado de indefensión porque una vez admitida no tendrá acceso al expediente y no podrá ver el estado de autos.

Hernández Matías dijo que  la justicia local está peor, porque dicen que ya hay una plataforma para los juicios en línea, pero ésta no está funcionando bien, y los números que han proporcionado para informes no contestan, es un caos, y todo apunta que los trabajadores no regresarán hasta el 2021.

¿Esto significa que no se puede defender judicialmente a través del amparo alguna violación a los derechos humanos de algún ciudadano?

No. aunque se diga que si, porque repito, para instar un juicio en línea se necesita una firma electrónica denominada FIRELL, pero ésta que estar a  nombre del quejoso y si no la tiene,  ahorita no se puede obtener, aunque el abogado la tenga, existe un criterio judicial que ordena que esa firma electrónica debe de ser del quejoso y no del abogado.

Dijo que el haber cerrado los juzgados locales, federales y de otras materias, es un acto abiertamente anticonstitucional y arbitrario, porque los Derechos Humanos, solamente podrán ser restringidos en los casos y condiciones que la propia constitución establece.

El catedrático en la Universidad Autónoma de Oaxaca mencionó que se debe de regresar a la apertura de juzgados, sin algún temor a contagiarse, para ello hay que cumplirse con los más estrictos protocolos en materia de salud, para evitar un contagio, como el uso obligatorio de cubrebocas, guantes, gel antibacterial y otros. para que la ciudadanía tenga el acceso a la justicia y los casos no estén detenidos.