Viajan por el Continente Americano pintando murales

SAN ANDRÉS ZAUTLA, Oaxaca.- Vanessa Acosta y Alexander Vásquez, ambos de 33 años, están cumpliendo su sueño de viajar por todo el Continente Americano y en cada lugar que visitan han tratado de dejar y llevarse un poco de su experiencia a través de murales.

La contingencia sanitaria por el COVID-19 los hizo detenerse en tierras zapotecas, donde también ya tenían planeada esta actividad que tuvo que suspenderse debido a las medidas sanitarias, pero que aún tienen deseos de hacerla.

Con un taller itinerante dirigido principalmente a niños y adolescentes, ambos viajeros originarios de Viña del Mar, Chile, relatan su experiencia de viaje y comparten a éstos, que los sueños se pueden hacer realidad.

“Salimos de la casa pensando que es una fortuna poder hacer el viaje, pero necesitábamos hacer algo bonito para agradecer de una manera y entre algunas ideas surgió el taller itinerante de arte porque es el área que manejo”, señala Vanessa, quien antes de su viaje trabajaba como profesora de Artes Visuales.

Ambos viajeros detallan que este taller es una actividad que han hecho en cuatro de los 10 países que han visitado, lo cual lo ven como una experiencia, pero también como una forma de enriquecerse de manera cultural.

 

El viaje avanza lento

Alexander recuerda que hace tres años se encontraban en Ushuaia, Argentina, donde comenzaron su viaje y tenían pronosticado viajar durante tres años; no obstante, las personas que han conocido en su camino y la contingencia, han hecho que el viaje lleve tres años y medio.

“Se avanza lento por las personas que conocemos y nos invitan a estar en sus casas. Hemos hecho cuentas que de los mil días que llevamos viajando, la mitad la hemos pasado en casas de personas como amigos, familia o personas que nos invitan a quedarnos con ellos”, comparte.

Agrega que son estas mismas personas quienes los han invitado a realizar el taller en esas localidades, ya sea con los niños de una colonia o de alguna escuela y aunque se podría agendar la actividad, la mayoría han sido espontáneas.

“Una vez, una señora nos invitó a hacer el taller en una favela en Río de Janeiro o también hemos hecho en colegios de zonas rurales en Chile o en aldeas de Ecuador, Argentina y en la Amazonia”, detalla.

 

El taller los conecta

Vanessa afirma que al conectar con los niños a través del taller, también se conecta con toda la comunidad, por lo que la experiencia se vuelve más gratificante y admite que en un principio hubo errores.

“Los niños pintaban un dibujo encima de otro o las pinturas se mezclaban y formaban un color café, pero después ya le dimos una estructura en la que primero nos presentamos a través de un juego, les explicamos el objetivo y las normas de respeto y convivencia”, abunda.

Destaca que al iniciar relatan que este viaje que comenzaron hace tres años forma parte de su sueño y “les decimos que ellos son parte de nuestro sueño y de muchas personas, ya que les mostramos los otros trabajos que hemos hecho, además de darle un tour por la combi en la que viajamos”.

Señalan que el mural que los mismos niños crean, es para que todos los días los vean y recuerden cuál es el sueño que plasmaron, lo cual depende de su entorno, ya que, de acuerdo con el relato de Alexander, los niños de zonas rurales pintan su entorno más bello, mientras los de poblaciones urbanas, tienen expectativas diferentes.

“Algunos niños se pintan como cantantes de rap o patinadores profesionales, mientras en las escuelas de educación especial, los niños con discapacidades físicas, casi siempre se dibujan como deportistas”, subraya.

 

Ya había plan en Oaxaca

Ambos viajeros afirman que su visita a México ha sido un poco difícil debido a la contingencia sanitaria, por lo que todavía no han podido realizar una actividad similar aunque ya tenían una en puerta.

“La chica que nos renta el cuarto donde estamos pasando la cuarentena, es profesora en una escuela en Soledad, Etla y cuando llegamos surgió la idea para hacer el taller, pero llegamos cuando las clases ya eran virtuales”, lamenta.

Sin embargo, señalan que al terminar la cuarentena y se vuelva a regresar a las aulas o las personas puedan aglomerarse, están dispuestos a realizar el taller a quien se los solicite.